viernes, 18 de agosto de 2017

La depuradora provisional arranca y vierte a la ría caudal desinfectado con rayos UVA

LA MAYOR OBRA HIDRÁULICA

La instalación que tratará las aguas residuales de la ciudad mientras se construye la definitiva se conectó a la red general el 14 de diciembre - En una semana comenzará el derribo de parte de la vieja planta del Lagares

26.01.2014 |
La depuradora provisional arranca y vierte a la ría caudal desinfectado con rayos UVA
La depuradora provisional del Lagares ya funciona y a pleno rendimiento. Conectada a la red general de alcantarillado un mes antes del plazo previsto, la instalación que tratará todo el caudal residual de la ciudad hasta que se inaugure la nueva en las inmediaciones marca un hito en la Ría de Vigo. Por primera vez, el agua depurada saldrá hacia el estuario cumpliendo los estrictos parámetros de limpieza de la normativa comunitaria que la vieja planta de Coruxo infringió durante las últimas décadas, derivando en una condena del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Para lograr este salto cualitativo en el efluente, la estación temporal emplea un sofisticado sistema de filtrado mediante radiacion ultravioleta que aniquila toda clase de partículas contaminantes y que la convierten "en un referente en España en cuanto a su capacidad de desinfección".

La afirmación parte de la sociedad estatal Aguas de las Cuencas de España (Acuaes), dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, responsable de dirigir la construcción de la macrodepuradora del Lagares que adjudicó a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Isolux Corsan y OHL. El sector la considera la "mayor actuación hidráulica de cuantas se construyen en España". Requiere una inversión solo comparable a la entrada del AVE a la ciudad. Incluyendo todos los elementos del futuro complejo del Lagares -además de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR), el nuevo emisario submarino y la acometida eléctrica-, el presupuesto alcanza los 229.996.931 euros (112 millones proceden de Fondos de Cohesión Europeos-Feder; y los 117 restantes, los aportan Xunta y Concello de Vigo).

El mismo entramado tecnológico de la planta provisional funcionará en la definitiva aunque cambiará de emplazamiento cuando esta se inaugure a finales de 2015. La conexión de la EDAR temporal a la red general de saneamiento se produjo entre los días 13 y 14 de diciembre. Desde ese momento, las aguas tratadas a un ritmo actual de dos metros cúbicos por segundo -llegará hasta 4,00 y 8,00 m3/s en el futuro- se sometieron a un escrupuloso control analítico para comprobar la eficiencia de la depuración. "Estamos bastante por debajo de los parámetros de la autorización del vertido que concede la Xunta", subraya el ingeniero Carlos Fernández Casanova, director facultativo de la obra de Acuaes en el Lagares.

La principal exigencia impuesta por Bruselas cuando aceptó aparcar la sanción a España por contaminación en la Ría de Vigo obligaba a que la nueva EDAR se construyese sin interrumpir el funcionamiento de la vieja. Aquí reside la clave de bóveda del proyecto. Para Fernández, el "reto" de mantener una planta operando al tiempo que se realizan las obras justo al lado "no solo se consiguió, sino que ahora la depuración se mejoró, y ya es de mayor calidad que antes, entre otros factores, por el sistema de desinfección previo a su vertido a la ría".

La consecución de este objetivo implicó levantar junto a las oficinas de la actual planta una pequeña edificación, precisamente la que alberga el sistema de rayos UVA. Aparte se incluyó un tratamiento físico-químico de refuerzo en los decantadores primarios de la EDAR, lo que incrementó el rendimiento en la eliminación de sólidos, además de dejar el caudal saliente en mejores condiciones para el posterior proceso de desinfección. Salvo por estos dos aspectos, muy relevantes para los responsables de la obra, el resto del proceso de depuración sigue en la estación temporal el mismo esquema que antes de diciembre. A partir de ahora lo que cambiará es la actividad en las siete hectáreas que abarca el recinto enobras.

Algunas estructuras de los edificios principales de la futura planta ya son visibles, pero la ejecución del resto dependía de la puesta en marcha de la provisional. Ahora que la depuración de las aguas está garantizada, la UTE puede actuar sobre la extensión que ocupan otros espacios que quedaron en desuso. Para ello es necesario tirar abajo las primeras edificaciones de la controvertida EDAR del Lagares.

"Las zonas a demoler en esta primera fase son los decantadores secundarios, la arqueta de reparto de decantación y dos reactores biológicos", explica Carlos Fernández señalando parte de las edificaciones que se pueden observar desde la Avenida de Ricardo Mella, las mismas que tando hedor despidieron durante todos estos años convirtiendo la vida en esta parte de Coruxo en un auténtico calvario para los residentes. Los derribos comenzarán en una semana con la previsión de que en primavera sigan en pie muy pocos vestigios de la vieja instalación.

El mal tiempo no afectará al calendario de la obra a pesar de que la lluvia enlodó por completo la zona cero. "Estamos acostumbrados a trabajar con el agua, el elemento que mejor conocemos", apunta el ingeniero de Acuaes.

martes, 15 de agosto de 2017

E.D.A.R. DE GERNIKA LA MAYOR FUENTE DE CONTAMINACIÓN DEL ESTUARIO DE URDAIBAI.

Entre 1989 y 1992 el TEG hizo un seguimiento de los tramos de encinar ...
Peces muertos y contaminación en el "Corte de la Ría"




La depuradora de aguas residuales de Urbieta (Gernika-Lumo) por su pésimo o nulo funcionamiento sigue siendo el mayor foco de contaminación de las aguas del estuario del Rio Oka y y causa principal de la contaminación sanitaria del agua del baño en las playas de interiores de Urdaibai. Todo ello a pesar de los plazos establecidos por la Unión Europea en la Directiva Marco del Agua y por las leyes estatales y autonómicas de protección del dominio publico hidráulico.

Se trata de una depuradora que, desde su construcción en 1972, jamás ha funcionado correctamente por un deficiente mantenimiento de las instalaciones, con el fracaso consiguiente del proceso de depuración. Además, al agrupar todos los vertidos –sean de origen residencial o sean industriales-- de los municipios de Gernika-Lumo y los de su entorno, en un único punto se ha amplificado sus efectos con efluente altamente contaminado descarga millones de metros cúbicos tóxicos en una zona declarada “ambientalmente sensible” por el propio Gobierno Vasco .

Hechos científicamente demostrados por infinidad de informes técnicos, ademas de por el propio Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco en su informe “Red de vigilancia de la calidad de las masas de agua superficial de la Comunidad Autónoma del País Vasco. Informe de resultados campaña 2003” “de altos índices de contaminación es el del río Oka a partir de Gernika, donde la vida piscícola es inviable debido a la presencia de cromo, níquel, fosfatos, nitritos, amonio y déficit de oxígeno en el agua”.

No podemos pasar por alto, el hecho de que el río Oka y sus afluentes constituyen una parte del dominio publico hidráulico, y por tanto tiene una consideración de zona ambientalmente sensible por aplicación de la Ley Vasca General del Medio Ambiente, que por tanto una zona a preservar y a regenerar, y en todo caso, a realizar una correcta evaluación previa del impacto ambiental de las obras y proyectos que se pretendan realizar sobre ellos, entre ellos el vertido de aguas fecales e industriales al corazón de la reserva de la Biosfera de Urdaibai.

No es nueva la “Insumisión medioambiental”  que las administraciones de Busturialdea demuestran en su quehacer diario en obras hidráulicas y urbanizaciones colindantes con ríos, y en este caso, con la permisividad de décadas para con los vertidos de todo tipo a las aguas continentales, que si hubieran sido ejecutadas por un particular hubieran sido castigadas con una severa sanción administrativa, por la Agencia Vasca del Agua.

Vista de la EDAR de Urbieta, camión cisterna vertiendo aguas "negras" a la arqueta de entrada

Curiosamente la ciudadanía estamos obligados a pagar al Consorcio de Aguas un canon de depuración por un saneamiento inexistente, que asciende a mas de 600.000 € anuales por un servicio que no se realiza. Una auténtica estafa. A esta situación en Gernika se une que otros tres importantes núcleos urbanos y turísticos de Busturia norte y sur, Sukarrieta y la parte Sur de Mundaka carecen de depuradoras vertiéndose las aguas residuales directamente al mar; una situación tercermundista que dice muy poco del supuesto turismo de calidad que se dice promocionar.

Después de transcurridos 14 años, la situación es insostenible porque hay un problema medio ambiental y de grave de insalubridad en las playas receptoras de aguas residuales prácticamente sin tratar. La reciente apertura de una nueva depuradora, que cubre actualmente las necesidades de Mundaka y Bermeo en la E.D.A.R. de Lamiaran, ha sido financiada por el gobierno central. Proyecto justificado por el elevado interés ambiental de la zona y el deterioro sufrido a lo largo de los últimos años, provocado por la deficiente depuración de las aguas residuales urbanas e industriales que vierten a la ría de Guernica, el objeto de la presente actuación es la ejecución de una estación depuradora de aguas residuales en las cercanías de la localidad de Bermeo con una capacidad de 77.000 habitantes equivalentes y un caudal medio de 38.350 m3/día”.

La Consejería de Medio Ambiente a pesar de de tener plena conciencia de estas irregularidades que se repiten año tras otro, no ha iniciado expedientes sancionadores pero, mientras tanto, la única “solución” que se le ha ocurrido a la administración publica ante el riesgo sanitario que sufrimos los usuarios de las playas ha sido ignorar esta grave situación medioambiental, en una muestra mas de la llamada política del avestruz, diciendo que el “Baño es no recomendable” y dejando en manos de la ciudadana la responsabilidad de decidir si se baña o no, a pesar que desde Europa se pide la clausura de tales playas por su peligro sanitario, incluso para los seres humanos.

El responsable de los vertidos --que ellos nos venderán como inevitables y transitorios-- es una vez mas el Consorcio de Aguas de Busturialdea, en nuevo caso de mal funcionamiento de las administraciones publicas, que a sabiendas y con total impunidad gestionan un "pozo séptico" gigante que vierte aguas contaminadas sin ningún tratamiento de depuración al ·"Corte de la Ría". No se aplica el principio de precaución o tampoco se aplican  varias legislaciones locales o europeas, y se permite de facto una situación cuyas consecuencias directas en la calidad de las aguas de las playas de Laidatxu, Abinaga, Kanalape y Sukarrieta es mas que evidente con episodios de "Aguas de Calidad no apta para el baño" --eufemismo administrativo que oculta la contaminación de las aguas-- que roza el delito ecológico, mas grave aun si cabe, si son las administraciones que tienen encomendada la vigilancia y prevención de los vertidos al medio marino como son la Agencia Vasca del Agua, y el mencionado Consorcio de Aguas.

Vista aérea EDAR Urbieta y punto de vertido de aguas no depuradas al DPMT
La depuración integral de todas las aguas residuales de los municipios de Busturialdea no admite más demora, ni remiendos como el permiso de vertido conseguido recientemente por el Consorcio para la EDAR de Urbieta a una situación que es y era ilegal a todas luces desde 1999.

No sabemos el porqué de la razón de permitir mas años de vertidos cuando existen soluciones temporales para evitar el vertido de mas aguas tóxicas en Urbieta y menos que la administración publicas nos vendan aun excusas como la de "que estamos ejecutando las obras desde el año 2000 y las terminaremos el 2021".

TURISMO Y CONSUMO



Iñaki Egaña
12 de agosto

La llegada masiva de turistas a Hego Euskal Herria y las consecuencias de semejante trasiego han revuelto las conciencias, en uno y otro sentido, provocando sensaciones dispares. También paradojas de las que apenas nadie está exento. Los que llegan a nuestra tierra son turistas, incluido los del sentido peyorativo. Pero cuando salimos al exterior, nos convertimos en viajeros, aventureros o, utilizando la expresión de mi generación, veraneantes. También somos turistas.

Las organizaciones ecologistas enfocadas a una economía sostenible, señalan que únicamente el 20% de la humanidad es susceptible de viajar, es decir la que está inmersa en la sociedad que está agotando a marchas forzadas los recursos naturales. Que el turismo es una actividad mercantil, insertada en la “necesidad” de consumo. El turismo en el Primer Mundo es un fenómeno de masas y, en consecuencia, acogido a las reglas que utilizamos para medir estas cuestiones, desde el papel de los medios de comunicación, hasta los beneficios empresariales que pasan por la elección de los nichos turísticos.

No es cuestión nueva desde que a mediados del siglo XIX, Eugenia de Montijo, la pareja de Napoleón III, construyó un palacio en Biarritz, y con su presencia se llevó a la aristocracia parisina a la costa labortana. Fue el nacimiento del turismo, de elite aún, en Europa y, por tanto, en el planeta. Biarritz sufrió una transformación radical, abriendo la puerta a otras experiencias similares. Donostia fue el paradigma con su Belle Époque y las dos aceras, unas para ricos y turistas, la otra para pobres y autóctonos. También con la elección del dictador Franco como sede veraniega para sus posaderas, lo que trajo consigo el traslado de toda su corte fascista, incluido el malogrado Carrero Blanco, a la capital guipuzcoana.

La extensión del turismo como industria de consumo expandió los destinos que se aferraron a sus iconos propagandísticos para competir en una tendencia que creaba incluso “monocultivos” a lo largo del Viejo Continente. Lugares humildes, sin más nombre que el del mapa, que, de repente, explotaron y se convirtieron en escenario de especuladores y empresarios ávidos de ganar dinero en poco tiempo. La situación política, económica y social ayudó al desmadre, también urbanístico.

Esa competencia marcó las trazas para el desarrollo de los cebos con un peligro que, a estas alturas, se ha demostrado letal en algunos escenarios. La iniciativa en el turismo que nos llega la marcan los empresarios. Se podrá decir que las normas las puntean los representantes políticos, pero sabemos que eso es una patraña. Esos representantes, quizás el caso de Ernesto Gasco es el más sintomático, son marionetas en manos de especuladores. Por vez primera en nuestra crónica turística, la impronta política, aunque aristócrata y fascista, queda al margen (Napoleón III, la reina María Cristina y Franco como paradigmas) y son los agentes de ese capitalismo global los que se hacen dueños de nuestro destino, una vez más.

Me sorprende que al sur de la muga nos hagamos cruces con saturaciones, modelos y el tipo de relaciones que genera la dependencia del turismo. Me sorprende porque al norte de esa muga, las políticas populares de reafirmación nacional de los últimos 50 años han estado dirigidas, precisamente, contra ese patrón que impone el turismo. Con reflexiones profundas, centenares de actividades y movilizaciones populares e incluso el nacimiento de una organización armada, Iparretarrak (Ik), que entre sus objetivos, siempre destacó la “denuncia del turismo”.

Permítanme, aunque extenso, la reproducción de un texto al respecto que Ik publicitó en el número 2 de su publicación "Ildo": “El conjunto del País Vasco Norte ha sido transformado en un terreno de especulación financiera, de promoción inmobiliaria. El País Vasco Norte ha sido promovido como un jardín de alquiler para los fines de semana, para la Tercera Edad, los jubilados, etc.… Es una ocupación real del País Vasco, organizada, cuyas consecuencias (residencias secundarias, etc.) convierten a los vascos un poco más extranjeros en su propia tierra, en provecho de bancos, promotores, comerciantes-hosteleros explotadores y vendedores de folclore decorativo”. Creo que esta es la denuncia, la de la venta y trasformación del espacio ciudadano en función de una única actividad económica.

Han pasado 40 años de aquella reflexión y me siento identificado en cada línea de la cita, con lo que sucede hoy en varios entornos turísticos de Hego Euskal Herria, en especial en Donostia donde los tours-operators han cargado sus objetivos. La apuesta, nada nueva, ya ha convertido a la ciudad que se expone como cebo, en propiedad de multinacionales como Inditex. Hasta el punto que el propio grupo empresarial ha “logrado” imponer a una corporación municipal sumisa, la elongación hasta su tienda estrella, en las cercanías de la bahía, del tren de vía estrecha que llega a la capital guipuzcoana desde la muga (topo-metro).

Parte de la ciudad se ha convertido en un resort (complejo turístico cerrado) cuyos dueños tienen las arcas a buen recaudo en paraísos fiscales o centrales bursátiles. No hay firma que se precie (en los estándares capitalistas) sin presencia en Donostia. Hasta el punto que diversos fondos de inversión han comenzado a hincar el diente a la hostelería menuda, a los bares de esa Parte Vieja convertida en un mini-disney.

En poder de las multinacionales, con un turismo inmerso en la marca y el circuito España (con el añadido institucional y folclórico de “Basque Country”), la turistificación de nuestro entorno no sólo incide en las cuestiones relacionadas con el sostenimiento económico, las relaciones humanas y de poder, la construcción social y de dependencia, sino también en nuestra naturaleza comunitaria. Me dirán que al paso que ha alcanzado la humanidad, a la irreversibilidad de la globalización, referirse a cuestiones identitarias desde posiciones de resistencia es un recurso añejo. Lo sería si las culturas competirían en igualdad de condiciones, algo que no ocurre. Nos encontramos frente a la fagotización por la imbecilidad, por la ideología única del consumo, de todo lo que no entre en sus coordenadas.

Es así como el consumo de la sangría y la paella se extiende como oferta hostelera autóctona (no tengo nada contra ellas, simplemente como ejemplo). 
 
Que los toros se mantienen a pesar de lo ruinoso como negocio, “para no enfadar a los turistas pudientes españoles”, que los carteles en euskara se descuelgan en favor del inglés o el francés, “por simple pragmatismo empresarial”, que las formas más absurdas y ridículas se imponen por su actualidad en las llamadas revistas del corazón o en la tele-basura. Que la especulación hace imposible mantenernos en una vivienda de ese cogollo acogotado por turistas (parque temático) y nos envía al extrarradio del negocio. Como escribía hace unas semanas un periodista de un diario estatal: “El turismo descontrolado es como Atila, acaba con la cultura local”.

Dicen que en la Comunidad Autónoma Vasca, el turismo representa el 6% del PIB. Un punto más en Gipuzkoa. En el Estado español llega al 11,2%. Ojo, que el impacto no es únicamente económico. Y, a la vez, que en la misma medida que los viajeros llegan a nuestra tierra, condicionados o no por la industria turística que muestra sus tendencias en función de sus ganancias, también nosotros viajamos a otros lugares. “Padecemos” el turismo, pero asimismo, fuera de nuestras fronteras, lo incitamos.

Esta es una de nuestras paradojas más notables. De las grandes contradicciones en las que vivimos, enfrentados a una sociedad que deseamos transformar, aunque sumidos en ella. Es necesario un gran debate, transversal incluso, sobre el turismo. Para superar nuestras propias contradicciones, pero también para diseñar el modelo al que aspiramos. Que no tiene que ver, en absoluto, con ese turismo-consumo al que, parece, estamos abocados.

Anteproyecto de Ley de Patrimonio Cultural Vasco


Introducción

El Patrimonio Cultural es el conjunto de bienes heredados del pasado en los que cada sociedad reconoce unos valores dignos de ser conservados y trasmitidos. Se trata de un patrimonio cambiante y en permanente construcción. Comprende tanto el patrimonio tangible, como el intangible.

La Comunidad Autónoma de Euskadi regula en uso de sus competencias la defensa del Patrimonio Cultural desde julio de 1990, fecha del primer texto legislativo en dicha materia. Han pasado los años y se considera adecuado incorporar al ordenamiento vigente la evolución experimentada en el patrimonio cultural.

Se incluye dentro del Patrimonio Cultural Vasco todas aquellas expresiones significativas que configuran la esencia cultural de nuestra comunidad y que se manifiestan a través de realidades materiales como objetos, construcciones o paisajes. Y realidades inmateriales, como las tradiciones orales, formas artísticas y literarias, de expresión, lenguas, modos de vida, mitos y creencias, rituales, sistemas de valores o conocimientos tradicionales, por construir, todas ellas, la expresión más genuina de la identidad vasca.

Por tanto, se somete el anteproyecto a información pública, de acuerdo con el artículo 8 de la Ley 8/2003 de 22 de diciembre del Procedimiento de Elaboración de disposiciones de carácter general, considerándose para ello suficiente el plazo de 20 días hábiles a partir del día siguiente al de la publicación de este anuncio en el Boletín Oficial del País Vasco.

Resumen del nuevo texto aprobado

El Consejo de Gobierno, a petición de la Consejera de Educación, Política Lingüística y Cultura, ha aprobado en Consejo de Gobierno el Anteproyecto de Ley de Patrimonio Cultural (VER AQUÍ).

Dicho proyecto de Ley persigue actualizar y adecuar la Ley 7/1990 de Patrimonio Cultural Vasco

1.- El nuevo texto pretende estructurar el patrimonio cultural de una manera más operativa, adecuándola a los cambios que se han venido produciendo en los últimos años (p.ej. la Convención del Patrimonio Inmaterial de 2003). Para ello, el texto recoge 3 ámbitos claro en el patrimonio cultural:
  1. Patrimonio cultural inmueble. Manifestación cultural material, imposible de ser trasladada a otro lugar. (lugares históricos, obras de arquitectura o ingeniería, monumentos,  monumentos arqueológicos…)
  2. Patrimonio cultural mueble. Patrimonio que puede ser transportado o trasladado sin perder su identidad cultural. (mobiliario, pinturas, instrumentos musicales…)
  3. Patrimonio cultural inmaterial. Hace referencia a las tradiciones o expresiones vivas heredadas de nuestros antepasados. Tradiciones orales, actos festivos, usos sociales o artes escénicas, entre otros.
Cabe señalar que en la actual Ley de 1990 se recogen los bienes inmuebles, los muebles (no se reconoce de manera específica el inmaterial), además del patrimonio arqueológico y etnográfico. Estos últimos, al poder ser considerados inmueble o mueble, producen un solapamiento que se pretende solucionar con la nueva estructura. 

2.- A diferencia de la presente Ley, donde se contempla el mismo número de niveles de protección para cada uno de los ámbitos (2 niveles en cada uno de ellos), el Proyecto de Ley diferencia el número de niveles.
Patrimonio cultural inmueble, 3 niveles de protección:
  • a) Bienes Culturales de protección especial (equivalentes a los actuales Bienes Calificados): se les permitirá un régimen de intervenciones más restrictivo, en el que predominarán los trabajos de consolidación y restauración.
  • b) Bienes Culturales de protección media (equivalentes a los actuales Bienes Inventariados): se les permitirá un régimen de intervenciones más flexible, orientado sobre todo a dotar de un nuevo uso al edificio.
  • c) Bienes Culturales de protección básica: el objetivo debe ser evitar el derribo, esto es, mantener las estructuras exteriores. 
Patrimonio cultural mueble, 2 niveles de protección:
  • a) Bienes Culturales de Protección Especial: se concederá prioridad en las labores de restauración, que deberán ser previamente autorizada.
  • b) Bienes Culturales de Protección media: se deberá garantizan el cumplimiento de los requisitos de conservación preventiva que garanticen su estabilidad y mantenimiento en condiciones adecuadas.
Patrimonio cultural inmaterial, un único nivel de protección. Se trata de bienes inmateriales, vinculados a comunidades y, por tanto, con mayor capacidad evolutiva. La estrategia de salvaguarda no está orientada a la regulación y autorización de usos, sino a apoyar a las comunidades portadoras de dichos bienes para mantener su autenticidad y garantizar su transmisión a las generaciones futuras, por todo lo cual no se ha considerado necesario distinguir más de un nivel de protección.

3.- En relación a las categorías, se propone modificar lo establecido por la ley hoy en vigor. En la actualidad sólo se contemplan 3 categorías para el Patrimonio inmueble y mueble (monumento, espacio monumental y espacio cultural). El proyecto de ley, en coherencia con la tendencia observada en otros países y comunidades en la regulación legal del patrimonio cultural, amplía esas categorías y las diferencia por ámbitos, al objeto de que se adecúen mejor a la gran variedad de situaciones que se producen a la hora de proteger el patrimonio cultural. Así, en relación al patrimonio inmueble, se pasa a 6 categorías (monumento, conjunto monumental, zona arqueológica o paleontológica, sitio histórico, paisaje cultura e itinerario cultural), mientras que en el caso del patrimonio mueble recoge dos categorías (bienes individuales y bienes colectivos).

En los bienes inmateriales, por el contrario, siguiendo la estela marcada por la Convención de patrimonio inmaterial de 2003, se han tenido en cuenta otras cinco categorías (las tradiciones y expresiones orales de la cultura; las artes del espectáculo; los usos sociales, rituales y actos festivos; los conocimientos y técnicas artesanales; y las formas de alimentación y sistemas culinarios).

4.- Los criterios de intervención también vienen marcados por la nueva Ley. Se recogen los criterios que deben tenerse en cuenta en los Bienes Culturales de Protección Especial y de Protección Media, algunos de carácter general y otros específicos por niveles de protección y ámbitos. En el caso de los Bienes de Protección Básica, los criterios de protección se regulan a través del instrumento urbanístico municipal correspondiente.

La regulación de los criterios de intervención en la ley tiene como objetivo dar rango legal en la Comunidad Autónoma del País Vasco a las referencias técnicas que actualmente son comúnmente aceptadas en la gestión del patrimonio cultural. La incorporación de dichos criterios a la ley impulsará la actualización y modernización de la gestión del patrimonio cultural en el País Vasco, facilitará la elaboración y redacción de los regímenes de protección en el futuro, generará mayor seguridad jurídica en la protección y hará más sencilla la autorización de las intervenciones sobre los bienes protegidos a las Diputaciones Forales.

5.- Se crean los órganos de asesoramiento y de coordinación institucional.
Por un lado, se considera necesaria la puesta en marcha del Consejo de Patrimonio Cultural Vasco como órgano consultivo y de asesoramiento, en un ámbito en el que convergen disciplinas científicas y ámbitos de conocimiento diversos.

Por otro lado, la creación del Órgano interinstitucional del Patrimonio Cultural Vasco persigue coordinar las  actuaciones entre el Gobierno Vasco, las Diputaciones Forales y los Ayuntamientos, además de impulsar una mayor organización intersectorial en torno al patrimonio cultural (ordenación territorial, medio ambiente, agricultura y el turismo, entre otros ámbitos).

6.- Se establece un modelo general  de distribución competencial para los tres ámbitos, a partir del actual marco legal y de la práctica desarrollada en los últimos años.
  • a) Corresponde al Gobierno Vasco el desarrollo normativo básico, la protección del patrimonio y la coordinación de las actuaciones de las instituciones públicas en el ámbito del patrimonio cultural.
  • b) Corresponde a las Diputaciones Forales la conservación y restauración del patrimonio, las autorizaciones de las intervenciones (excepto en el caso de los conjuntos monumentales), la inspección y la regulación de los incentivos fiscales.
  • c) Corresponde a los Ayuntamientos la elaboración de los instrumentos urbanísticos y la autorización de las intervenciones en los conjuntos monumentales. Además, la protección básica corresponde también a la protección urbanística municipal. La integración de la protección urbanística en la protección cultural supone un refuerzo muy importante de la protección del patrimonio cultural vasco. Se protege un mayor número de elementos, además de que la modificación de dicha protección requerirá del dictamen del Consejo de Patrimonio Cultural Vasco y de la autorización del Departamento del Gobierno Vasco competente en materia de patrimonio cultural.
7.- Se crean dos registros de los bienes culturales protegidos, igual en número a la ley actual, pero con distinto contenido:
  • a) Un primer registro integrado por los Bienes de Protección Espacial y Media que hayan sido declarados por el Gobierno Vasco.
  • b) Otro específico para los Bienes de Protección Básica que se nutrirá de la información recogida en los catálogos municipales. La información recogida en los catálogos municipales requiere un tratamiento y gestión distinta a la de los bienes protegidos por el Gobierno Vasco.
En relación al régimen de protección, se regulan las obligaciones de conservación de los titulares de bienes culturales protegidos, las actuaciones de carácter subsidiario y multas realizadas por la Diputación en caso de incumplimiento de las obligaciones correspondientes. Con dichas medidas, la nueva Ley pretende generar responsabilidad patrimonial por la protección. Un mayor nivel de concreción otorga al Gobierno Vasco una mayor seguridad jurídica ante posibles demandas de responsabilidad patrimonial. La responsabilidad patrimonial no es exigible por actuaciones (restricciones) que sean consecuencia de la aplicación de una ley.

Referente al régimen sancionador, se establece que será el Gobierno Vasco y las Diputaciones Forales las competentes para ello, según el caso. Así mismo, se regula la exigencia de reparación de daños y perjuicios.

viernes, 11 de agosto de 2017

Por un bosque más animado

http://www.visiturdaibai.com/wp-content/uploads/2014/11/Arotz_Ruta_Madera.jpg

 “Un modelo que hace que Bizkaia tenga unos montes más resistentes a los incendios forestales…”. Con esa frase finaliza su carta publicada en la sección de opinión del Correo del día 4 de julio de 2017 el Jefe de Montes de la Diputación Foral de Bizkaia y, al igual que la autocomplacencia que rezuma cada párrafo, se trata de un tema controvertido y más que discutible.

¿Cómo es posible que se fie la prevención de grandes incendios forestales a la explotación basada en especies de crecimiento rápido y a la creación y uso de pistas? Sería positivo que se reflexionara con detenimiento sobre las razones que hicieron arder una buena parte de Urdaibai en el 1989 y sobre la brutal intervención en el territorio tras su quema. Qué magnífica oportunidad se perdió para indagar sobre las razones de aquellos fatales incendios y sobre cómo gestionar el monte tras las llamas. Más positivo sería aún que se realizara una labor de planificación para integrar medidas de prevención del riesgo, de erradicación de prácticas lesivas para el suelo y el agua, y de adquisición de prácticas guiadas si, por la lógica, y por los programas propios de países avanzados: infraestructuras verdes, salvaguarda y protección activa de captaciones y de las arterias del territorio, los ríos y arroyos, y evitación del uso de aquellas especies que específicamente fomentan la acumulación de biomasa, la propagación del fuego y la recolonización incluso en los hábitat más sensibles.

Llama la atención que no mencione ni en una sola ocasión las especies que con mayor profusión ocupan la superficie forestada de la provincia y, de paso, su carácter pirófilo: el sempiterno mimado, el Pinus radiata, y el género que mayor crecimiento en superficie ha experimentado durante los últimos años, el eucalipto. Igual de llamativo es que no se reflexione sobre otra de las principales razones estructurales de los incendios, las políticas favorecedoras de los intereses de la industria de la madera de baja calidad y con una gestión cuestionable desde el punto de vista de los servicios ecosistémicos a corto y largo plazo.

Existe una controversia en el contexto mundial en torno al uso del eucalipto de forma masiva en la selvicultura. Controversia de la que no se hace eco el sector forestal Bizkaia, la cual niega sistemáticamente cualquier efecto negativo del uso de estas especies. Sin embargo, y a la luz de la bibliografía científica internacional, no existe ningún género de dudas, no solo ya sobre su carácter pirofilo e invasor o del derivado de las prácticas forestales que le acompañan, (técnicas agresivas para la preparación del terreno, matarrasas, elevado número de vías de saca…), sino sobre los impactos sobre el medio abiótico (reducción de la cantidad de agua disponible en el subsuelo, reducción de la capacidad de retención de suelo y merma de nutrientes en el suelo. Y esto sumado al agente capaz de retener agua, el propio suelo). Y el relativo a los impactos provocados sobre el medio biótico o sobre la propia biodiversidad (inhibición del crecimiento de la vegetación nativa y reducción de la flora y fauna local).

La reducción del contenido hídrico del suelo es uno de los puntos más polémicos. Se suele afirmar que el eucalipto absorbe más agua del suelo que otras especies debido a su rápido crecimiento y a su elevada eficiencia evapotranspiradora en comparación a los árboles autóctonos, si bien esa afirmación no es demasiado precisa. En general, los eucaliptos poseen copas que constituyen una superficie foliar relativamente grande que facilita los intercambios de calor y vapor de agua con la atmósfera y muestran una elevada tasa de interceptación del agua de lluvia. Estos dos procesos son los principales componentes de la evaporación total en una plantación forestal, aunque el grado de transpiración de una planta sea muy variable y la tasa de transpiración (y extracción de agua del suelo) de una determinada especie está en función la etapa de crecimiento, de las condiciones del clima y del agua disponibles.

En cualquier caso, sería deseable que la Diputación Foral de Bizkaia incorporara a la planificación forestal dos aspectos claves de cara al futuro inmediato, tanto desde el punto de vista de la gestión preventiva frente a los Grandes Incendios Forestales, como desde el punto de vista de transitar hacia una gestión más sostenible. El primero, integrar en la planificación más pronto que tarde escenarios que suman grandes dosis de incertidumbre y que tienen mucho que ver con el Cambio Climático. Ya estamos en un contexto muchas veces avanzado: la intercalación de eventos extremos con un aumento generalizado de la temperatura. El segundo, el fomento de medidas destinadas a incrementar el conocimiento para adoptar estrategias fundamentadas sobre datos empíricos y no en opiniones corporativas. Investigación y gestión basada en el principio de cautela. Ese es el modo de lograr un modelo para que Bizkaia tenga unos montes no sólo más resistentes frente a los incendios, frente a las sequías, frente a la erosión, frente a la salvaguarda de la biodiversidad, frente a los usos múltiples del bosque… la tarea es encomiable. Ojalá que no ocurra, pero las condiciones para una catástrofe imperdonable están servidas.

URDAIBAETZ HERRI EKIMENA

jueves, 10 de agosto de 2017

Protestofobia


"El turismo no es un problema. El problema son aquellos que lo están gestionando para su propio lucro y en contra del interés general. El problema son quienes gobiernan el espacio público como negocio privado y lo convierten en un erial inhabitable, una mera zona de tránsito en la que resulta imposible vivir."

http://eh.lahaine.org/protestofobia
x Jonathan Martínez

Todos los años acechan las serpientes de verano. Noticias que no son noticia estallan en primera plana mientras los periodistas titulares dormitan en la costa...


Todos los años acechan las serpientes de verano. Noticias que no son noticia estallan en primera plana mientras los periodistas titulares dormitan en la costa y los becarios se desloman en las redacciones. Al fin y al cabo, con algo hay que cebar las rotativas. Este verano, la serpiente ha adquirido las dimensiones de una boa constrictor y se nos ha presentado bajo el nombre de turismofobia, un neologismo tan malintencionado y ridículo como cogido por los pelos.

Hace ya una semana que cuatro jóvenes activistas de Arran sacrificaron el neumático de un autobús turístico en Barcelona y garabatearon con espray un lema en el parabrisas: "El turisme mata els barris". Hace dos semanas la operación ocurrió en Palma. En aquella ocasión fue una mortífera salva de confeti sobre los comensales de un restaurante. Por si fuera poco el alboroto juvenil de Arran, Ernai ha convocado una manifestación en Donostia para denunciar las políticas de turismo basadas en la especulación inmobiliaria y los trabajos precarios.

Los plumillas del biempensar, siempre al límite de la indecencia, han aprovechado la ocasión para pegarse un festín de dignidad a costa de la chavalada. No ha faltado al linchamiento la legión oficial de políticos y charlatanes, todos escandalizados, todos clavando codo para entrar en la foto de la defensa del sector. Entre el repertorio de bufonadas turismofílicas quedará para la posteridad el delirante concepto de turismo borroka y un tuit de Albert Rivera culpando a Puigdemont y Junqueras de autobuses ardientes que nunca ardieron.

Pero debajo del parloteo sobre vandalismo se esconde una realidad ante la que ni siquiera el tertuliano más obstinado puede hacerse el loco. El fenómeno no es exclusivo de Barcelona, ni de Palma ni de Donostia, sino que se manifiesta en muchas otras ciudades del mundo cuyos centros urbanos han sido devorados por el turismo de masas. Urbes enteras desfiguradas para acoger el flujo interminable de visitantes, servicios esenciales desalojados por franquicias de multinacionales y negocios de quita y pon. Ciudades desechables, reconstruidas a pedir de boca de quien está de paso, y al mismo tiempo, hostiles para quien comete la imprudencia de querer vivir en ellas.

A falta de un sector industrial competente, los ingresos del turismo permiten al gobernante de turno salvar los muebles macroeconómicos a costa de contratos temporales y precarios que maquillan las cifras veraniegas de desempleo. A esto hay que sumarle, claro está, los nutritivos dividendos de la especulación urbanística y de la malparada burbuja de la construcción. Últimamente, la irrupción de nuevos modelos de negocio como Airbnb está acarreando un impacto demoledor sobre el precio de los alquileres, y en consecuencia, está condenando a las personas residentes al exilio inmobiliario hacia otros barrios o hacia otras ciudades más asequibles.

El turismo no es un problema. El problema son aquellos que lo están gestionando para su propio lucro y en contra del interés general. El problema son quienes gobiernan el espacio público como negocio privado y lo convierten en un erial inhabitable, una mera zona de tránsito en la que resulta imposible vivir. Los turistas no son un problema. El problema son quienes especulan, quienes se enriquecen con nuestra miseria, quienes nos condenan a trabajos peregrinos que ellos jamás desempeñarían. Los culpables se enfadan, se revuelven porque los jóvenes, los mismos que sirven copas en precario a los turistas, los que no alcanzan a pagar el alquiler, se han permitido el lujo de la protesta. Sabemos quiénes son los culpables precisamente porque no toleran las protestas. Porque los culpables padecen, si me permitís el diagnóstico, un cuadro severo de protestofobia.
Texto completo en: http://www.lahaine.org/protestofobia

Alderdi zaharra, turismoa eta gure politikariak: nahastuta

Donostia alde zaharra.
Donostiako Alderdi Zaharra
 

BERRIA 2017-08-09 / Jose Ignazio Ansorena Miner - Musikaria

Orain egun gutxi Donostiako Alderdi Zaharreko auzo elkarteak prentsaurrekora deitu zuen, gure inguru honetan duintasunez bizitzeko eskubideaz prestatu duen Manifestua aurkezteko. Elkarte honek —ni laguntzailea besterik ez naiz— urteak daramatza ekinean era ezin hobean, seriotasunez, egonarriz eta eskuzabaltasunez. Udal administrazioa arduratu beharko litzatekeen arazoez jarduten da maizenik, baina hark lanak egiten ez baditu, inork egin behar.

Bestetik, laster baterako ere, talde politiko batek manifestaziora deitu du gure hiriko egungo turismo ereduaren aurka. Agian horrek nahastu du hainbaten pertzepzioa. Parte Zaharrean Bizi gure elkarteak ez du ezer turismoaren aurka. Eten gabe salatzen dituen arazoak honen leherketaren aurrekoak dira, nahiz eta, aitortu behar, horrekin areagotu egin diren.

Zein dira arazoak? Ostalaritzaren neurri eta kontrol gabeko hazkundeak sortutakoak (kale eta auzo etxeen jabetza hartzea, ostatu eta apartamentu turistikoen ugaltzea…) eta kale eta barrioko plaza zein kaleetan behin eta berriz antolatzen diren festen ondorioak: edozein ordutan zaratak, auzotarren atseden hartu ezina, zikinkeria eta garbiketa zerbitzuen iskanbila, etxeetara iristeko arazoak… Dena komunitatearen ekipamenduen eskasiak atonduta.

Mugimendu horien aurrean, gure politikariek erantzun egin dute, nahastuta nire iritziz. Eneko Goiak uste du deskalabroa zuzentzeko garaiz gabiltzala oraindik. Eta ematen du saiatu nahi duela. Ahalegin askozaz handiagoa egin beharko du, arazoek dioten abantailaz gainera, astero-astero aurre hartze larriagoa egiten baitiote.

Ernesto Gasco zinegotziak Twitterreko bere kontuan aipamen fribolo eta interesatua jarri du, argazki batekin, eta ulertzera eman du salatzen diren arazoak ez direla benetakoak edo neurriz kanpora eramaten ari garela. Hau ere nahastuta dabil: halako kontua txantxetan hartzeak ez du ezer onik adierazten berari buruz. Eta hankatxoa erakusten du. Hauxe bera da, Denis Itxasorekin batera, Orixe auzoko Ikastolakoei jokaldi bikaina egin diena: urteak pasa ondoren hitz egiten komentuaren lekua ikastolarentzat izan zedin, isil-misilka Barrabes taldearekin hitzarmena sinatu dute enpresa hori bertan jar dadin. Haurrentzat barrakoiak jarri beharko.

Azkenik, aspaldiko Odon Elorzak hitz egin du: bere ondorengo alkateei esan omen zien adi ibiltzeko turismoarekin, baina ez dute ezer egin eta oso berandu dabiltza orain. Hau ere nahastuta edo memoria txarrak jota. Arazoa ez da turismo leherketa, esan dugu. Lehenagotik dator, hain zuzen ere, bera alkate zen garaietatik. Bere aginte garaian, arautu gabeko taberna ugari zabaldu ziren eta geroago legeztatu zituzten, eta, Odon Elorzaren aldeko jarrera sutsuaz, terrazen biderketa hasi zen. Gogoan dut Konstituzio Plazan berak pertsonalki tema hartua zuela terrazak jartzeko eta auzotarrek ez zutela nahi. Hori zela eta, Parvisak auzokoen bilerara deitu zuen. Bertan jerenteak behin eta berriz azpimarratu zuen terrazak oso mugatuak izango zirela, estetika maila handikoak eta, beti gaueko hamabiak baino lehenago jasota egongo zirela. Horrelako argudioak erabilita lortu zuen auzokoek gogo txarreko onarpena ematea. Hori broma!

Gai horren inguruko erreportajea agertu da El Diario Vasco egunkarian. Izenburuak dio gure politikariek espero dutela turismoaren jestioaren inguruko arazoak ez nahastea jardun horren aurkako jarrerarekin. Ez dakit ba. Eurak hainbeste nahasten badira, besteok ere nahas gaitezke. Eta gainera, bizitza kalitatea hain baldintzatua denean, pertsonok argi ez ikusteko eta nahasmenerako joera izaten dugu.