jueves, 16 de marzo de 2017

Gernika dispone todavía de 90 huertos urbanos sin adjudicar en la ribera de La Vega


Los huertos están localizados en terrenos de la ribera de La Vega. (A ...


  • ELCORREO Iratxe ASTUI | gernika-lumo

Alrrededor de 90 huertos urbanos se encuentran todavía a la espera de dueño en Gernika por falta de solicitantes. De hecho, el Ayuntamiento ha abierto una nueva convocatoria en el marco del proyecto denominado ‘Piperra eta gatza’ que tiene como objetivo fomentar la agricultura ecológica de autoconsumo. Del total de 141 espacios habilitados para tal fin en las inmediaciones de la ribera de La Vega «se adjudicaron medio centenar», apuntaron desde el departamento municipal de Medio Ambiente.

El plazo para solicitar su explotación en las oficinas del Registro General se mantendrá abierto hasta el próximo día 28. Para poder optar a la cesión de una de las parcelas, «se deberá rellenar el formulario correspondiente y presentar en el registro una fotocopia del DNI», explicaron. Las solicitudes y documentación complementaria «puede descargarse a través de la web www.gernika-lumo.net, accediendo al enlace ‘Piperra eta Gatza’», detallaron.

La asignación de cada uno de los huertos se realizará por concesión administrativa en libre concurrencia, mediante un sorteo entre los solicitantes, que deberán estar empadronados en la villa. Los espacios disponen de un área de entre 60 y 75 metros cuadrados. «Están destinados únicamente al autoconsumo, por lo que tan solo se permite el intercambio o el trueque de productos», aclararon.

Antes de comenzar a cultivar las parcelas, no obstante, los adjudicatarios deberán completar un curso práctico sobre agricultura ecológica en el que un profesor experto en la materia enseñará a los participantes conocimientos prácticos sobre horticultura mediante métodos respetuosos con el medio ambiente. La iniciativa ‘Piperra eta gatza’ fue impulsada hace más de año por el área municipal de Medio Ambiente, además de para fomentar la agricultura ecológica, para dar salida a espacios urbanos de propiedad particular que se encontraban en desuso.

lunes, 13 de marzo de 2017

El manual ‘okupa’ que arrasa en la red y desquicia a los fondos de inversión

Foto: El manual ‘okupa’ que arrasa en la red y desquicia a los fondos de inversión 

www.okupatutambien.net

El manual ‘okupa’ que arrasa en la red y desquicia a los fondos de inversión

Está en la red. Al alcance de cualquiera y está sacando de quicio a buena parte del sector inmobiliario, en especial a los fondos de inversión 




Está en la red (http://www.okupatutambien.net/wp-content/uploads/2014/05/M2.pdf). Al alcance de cualquiera y está sacando de quicio a buena parte del sector inmobiliario, en especial a los fondos de inversión y a quienes lidian con ellos a diario para cerrar operaciones inmobiliarias en España.

Se trata de un ‘Manual de Okupación’ en toda regla y está colgado en la web www.okupatutambién.net. Una guía, que no un tratado, según sus autores, muy completo. Con sus objetivos: “acercar la okupación a toda persona interesada en salir del mercado inmobiliario y disfrutar de un espacio digno sin pagar ni un duro a quienes tratan de robarnos la vida cada día”. Datos que la justifican: “existen 100 viviendas por cada persona sin hogar”. Hasta un completo plan de actuación sobre cómo identificar la vivienda o el edificio a okupar, pasando por un plan de entrada al inmueble, consejos sobre cómo reventar las cerraduras y atrincherarse en él para evitar el desalojo tanto por parte de la policía como de los propietarios del mismo o cómo asegurarse el suministro de agua y electricidad.

También incluye un amplio abanico de consejos y asesoramiento legal sobre las consecuencias de okupar una vivienda y las estrategias de defensa en los tribunales. "Esta guía es tan antigua como la Humanidad, y expertos hay tantos como personas que okupan”, recoge el manual en su introducción.

“Sí sí, yo también lo conozco”, reconocía Juan Barba, director de Activos Inmobiliarios de Sareb en unas jornadas en Madrid organizadas por la Asociación de Consultores Inmobiliarios (ACI) . “Yo me he leído sus más de 100 páginas y no tienen desperdicio”, añadía Ismael Clemente, director general de Magic Real Estate, un servicer español que gestiona fondos de Blackstone, el gigante estadounidense que ha entradp con fuerza este verano en el mercado inmobiliario español con la compra de más de 1.800 viviendas en alquiler de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo de Madrid (EMVS) y que actualmente, está en la puja, junto a otras firmas como Goldman Sachs, por otras 1.500 viviendas de la Comunidad de Madrid.



'Manual de Okupación'. Foto: www.okupatutambien.net
'Manual de Okupación'. Foto: www.okupatutambien.net
Un breve alusión al manual pero que traslucía cierta preocupación entre unos profesionales que llevan meses insistiendo en la necesidad de una mayor seguridad jurídica en España en torno un mercado, el del alquiler, que se ha convertido en principal objetivo inversor de los grandes fondos internacionales. "Se están centrando en viviendas terminadas con inquilinos y con unos ingresos por rentas asegurados en grandes ciudades como Madrid, donde hay una elevada demanda y los salarios de muchos ciudadanos sí dan para permitirse un alquiler", apuntaba recientemente a Bloomberg Fernando Encinar, director de Estudios y socio fundador de idealista.com. "En España, como en Estados Unidos, Blackstone quiere comprar barato tras el pinchazo inmobiliario, apostando por un aumento de la demanda en el mercado del alquiler ante las dificultades de muchos ciudadanos para acceder a una hipoteca", apuntaba el portal de finanzas.

Un apetito comprador que no ayudan a alimentar la existencia de este tipo de movimientos okupas ni la lentitud de la justicia en resolver este tipo de situaciones, tal y como lamentaban muchos de los presentes en esas jornadas.

Precisamente el apartado dedicado a la defensa jurídica de los okupantes es el más extenso de todos. Con múltiples referencias al Código Penal, en él se detallan los posibles cargos, multas y condenas a los que se puede enfrentar un okupa durante el transcurso de una okupación -usurpación, daños, resistencia, desobediencia, atentado a la autoridad...-, cómo suele desarrollarse un proceso penal, así como las estrategias a seguir en la defensa jurídica tanto si se trata de un procedimiento penal como civil.

"Aunque este apartado asuste un poco, lo cierto es que, una vez que aprendes todas estas cosas, no es tan difícil como parece. Se puede lidiar con todo esto y salir bien parado de una okupación. Nunca suceden todas estas cosas a la vez, y la mayoría de las veces suceden muy pocas. En cualquier caso, es importante que conozcas tus derechos y las situaciones en las que te puedes llegar a encontrar para tomar las decisiones adecuadas en cada momento", recoge el manual.

 http://www.okupatutambien.net/wp-content/uploads/2011/03/ofi.jpg

Cuantos más, mejor

"La propiedad de un inmueble que se encuentra abandonado a la espera del momento oportuno para obtener el máximo beneficio es un lujo en una sociedad en la que millones de personas se dejan la vida en el trabajo para poder pagar los desorbitados precios de un mercado inflado por la especulación del ladrillo", justifican los autores de sus páginas en las que se recoge, por ejemplo, cómo resulta mucho más eficaz y es recomendable no lanzarse a la okupación en solitario.

“Tú solo no puedes, con amigos sí. Para un piso, o una casa discreta, quizá puedas hacerlo hasta solo, aunque es más que recomendable que cuentes con un grupo de apoyo para permanencias, curro, por si viene la policía… En cualquier caso, cuantos más seáis mejor, sobre todo en los primeros momentos de tensión con la policía y la propiedad, en los que el factor número juega muy a vuestro favor", recoge el documento en el que se ofrecen, por ejemplo, pistas para saber si una casa está abandonada o no como el polvo, la basura en el interior, la suciedad en las ventanas, cartas acumuladas sin recoger, luces apagadas a todas horas…"

Marcar la casa a 'okupar'

"No obstante, para estar más seguros, es aconsejable marcar la puerta con alguna señal discreta, para no alertar a la propiedad de que su inmueble está siendo controlado. Una pegatina de cerrajería de las miles que hay en nuestros portales se puede pegar entre la hoja y el marco de la puerta. Si la vamos controlando periódicamente podemos saber cuándo ha sido abierta la puerta al ver la pegatina rota. Meter un papel de publicidad entre la hoja y el marco también puede servir".

Existiendo miles de viviendas vacías, no hay porque elegir una ruina que pueda ser peligrosaLos autores del manual consideran que el estado del inmueble es muy importante a la hora de tener en cuenta la okupación ya que, "existiendo miles de viviendas vacías, no hay porque elegir una ruina que pueda ser peligrosa, necesite un trabajo y dinero abrumadores, e incluso pueda conducir a un desalojo cautelar para garantizar la integridad física de los habitantes. De hecho, existen edificios de nueva construcción, completamente acabados o casi, abandonados por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, dispuestos a ser okupados como podrían serlo otros más viejos".

Momento del asalto

"Debemos inutilizar las cerraduras con soldadura en frío, o con un palillo y Superglue, por ejemplo, para que el propietario no pueda acceder con su llave", son algunos de los consejos una vez dentro de la vivienda. "Es importante que todo el material sospechoso de haber sido utilizado para okupar (escalera, palanca, cizalla, taladro, etc.) desaparezca lo antes posible para evitar que lo encuentre la policía". Y añade que "lo que debería llevar una mochila para entrar sería: destornilladores, martillo, cortafríos, frontales, cerradura (FAC), alicates, tornillos de roscachapa, comida, agua, ropa de abrigo si es necesaria, saco de dormir, tampones o compresas, móvil cargado, y DNI. Puede que pasemos dentro bastantes horas antes de que podamos salir o que puedan entrar cosas del exterior".

Una vez dentro

"Lo primero que debemos hacer es asegurar la puerta de entrada. No abráis la puerta bajo ningún concepto, ya que en ese momento podrían entrar a la fuerza y sacaros. En principio, la policía no puede entrar salvo que os hayan pillado in fraganti, o tenga una orden del juez", recoge el manual en el que se recomienda llevar una pancarta con algún símbolo o lema típico okupa "para sacar por la ventana puede ayudar a quitarles la idea del robo de la cabeza".

"Ante la policía no sabéis nada, ni cuánta gente hay, ni sus nombres, sólo motes, ni si hay luz, ni agua, te abren desde dentro, o te tiran la llaves… En definitiva, pensarán que les estáis vacilando (y tendrán razón)".

Consejos de fontanería, electricidad y bricolaje



'Manual de Okupación'. Foto: www.okupatutambien.net
'Manual de Okupación'. Foto: www.okupatutambien.net
No faltan tampoco consejos, una vez okupada la vivienda, para asegurarse el suministro de agua y de electricidad. "De forma temporal, si no tienes agua y encuentras un/a vecino muy, muy enrollado, a lo mejor te pueden pasar una manguera hasta la casa y acordar con él pagarle una parte de su factura, pero hay que reconocer que es algo bastante incómodo para todo el mundo". Si la llave de paso está bloqueda, señala el manual, siempre "puedes montar tu propia instalación de agua.

Algo parecido sucede con el tema de la electricidad, donde se incluye incluso algún dibujo para ayudar con la instalación eléctrica (ver imagen). No obstante, advierte, "ojo con la luz, si no sabes lo que estás haciendo mejor que no lo hagas, es muy peligroso: la electricidad podría matarte".

Cuidado con los matones

En el manual también tienen cabida anécdotas y casos reales de los que aprender en futuas okupaciones. "Pueden darse supuestos más desagradables como un desalojo con una orden del juez en las primeras horas, amenazas, fundadas o no, por parte del propietario, o recibir la visita de matones a sueldo. Un grupo decidió entrar en una casa sin conocer exactamente quiénes eran los propietarios. Resultaron ser dos macarras que se presentaron a las pocas horas con una furgoneta cargada de matones, enchufaron una radial en el bar que había enfrente y despedazaron la puerta. Les sacaron sin darles tiempo ni a coger las cosas que allí tenían".

De hecho, el manual habla de los matones en sus dos versiones, "a sueldo o los propierarixs en persona pueden aparecer con ladridos de advertencia, para los que debemos mantenernos firmes (por lo menos de cara a ellos), o al abordaje con palos y cadenas. La amenaza de matones es frecuente cuando tratamos con pequeños propietarixs, pero no cuando tratamos con grandes inmobiliarias, constructoras, etcétera, puesto que tienen sus equipos jurídicos para encargarse del asunto".

SOS URDAIBAIKO BIOSFERA ERRESERBA

Para hacerte socio o colaborador rellena el siguiente formulario: 

Aquí no hay playa





Playa de Pineda de Mar, en la provincia de Barcelona.
Playa de Pineda de Mar, en la provincia de Barcelona.

eldiario.es

La desaparición de las playas no se combate trayendo arena del fondo o echando más rocas al agua, lo que hay que afrontar son las verdaderas causas


La imagen que nos acompaña la he obtenido esta semana con la cámara del teléfono móvil. Es, o mejor dicho era, la playa de Pineda de Mar: un municipio costero de la comarca del Maresme, en la provincia de Barcelona. Merece la pena que le echen un vistazo mientras la comentamos, aunque es posible que la conozcan pues se repite a lo largo de nuestra costa mediterránea.

Esos bloques de hormigón que se desmoronan sobre las rocas daban forma hasta hace poco a un agradable carril bici que iba bordeando el paseo marítimo. Las palmeras, que ahora se sostienen como estatuas temblorosas sobre su cadalso, crecían ayer en tierra firme rodeadas de jardines. Los cables y las tuberías que aparecen destripados sobre la arena estaban bajo tierra. El temporal lo ha descuajado todo.

Si se fijan en el fondo de la imagen verán una construcción que se mantiene milagrosamente sobre la arena, esperando a que el próximo golpe de mar se la trague para siempre. Los bloques de viviendas que hay tras ella tiemblan de miedo porque saben que serán los próximos. Para entonces ya habrá desparecido la vía del tren que corre en paralelo al paseo marítimo, tras esa verja oxidada que se ve entre las casas y la playa. Renfe lo sabe, y también está temblando.

Las tareas de reconstrucción de la fachada litoral en los municipios afectados por el penúltimo temporal ya están en marcha. Pero nadie parece interesado en afrontar las verdaderas causas, solo se centran en remendar los efectos. El cortoplacismo que mueve en la mayoría de los casos a nuestros gobernantes no les deja ver más allá.

Su urgencia es volver a poner cada cosa en su sitio. Antes de que lleguen los turistas hay que reconstruir el paseo marítimo y los accesos a la playa, retirar todo lo que el mar ha depositado en la orilla, aumentar las defensas a base de rocas y hormigón armado y reponer todos los equipamientos. Y eso está muy bien, pero es lo mismo que se hizo el año pasado y el anterior, y lo que que deberán hacer el próximo: poner parches en lugar de emprender medidas serias de prevención y adaptación.

Lo que no tiene lógica alguna es seguir apostando por la regeneración de playas con arena sacada del fondo del mar mediante barcos draga. Algo que, además de suponer un considerable malgasto de fondos públicos, tiene desastrosas consecuencias para los ecosistemas costeros, convirtiéndolos en auténticos desiertos submarinos y afectando a la pesca artesanal, la más sostenible.

La desaparición de las playas no se combate trayendo arena del fondo o echando más rocas al agua. Lo que hay que afrontar son las verdaderas causas: la disminución del aporte de sedimentos de los ríos y el asfaltado y cubrimiento de las rieras. La proliferación de puertos deportivos que provocan un efecto sombra al retener la arena y alterar la dinámica litoral y los abusos en la construcción, muchos de ellos cometidos en plena zona marítimo-terrestre, de los especuladores urbanísticos.

Causas a las que hay que sumar ahora la imparable subida del nivel del mar, que según los investigadores del Panel Internacional de Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) alcanzará más de un metro respecto al nivel actual antes de final de siglo.

En el área del Mediterráneo, donde la mayoría de playas suelen ser arenosas y de poca pendiente, ese aumento de un metro en el nivel del mar equivaldría a la pérdida de 100 metros de arena hacia el interior. Si eso acaba ocurriendo, y algunos informes alertan que puede ser incluso peor, reducirá notablemente las zonas óptimas para el baño entre Portbou y Tarifa.

Hagan sus cálculos. Intenten establecer la amplitud de la playa a la que suelen acudir de veraneo. Efectivamente: es posible que los nietos de sus nietos nunca se bañen ahí. Cuanto más tardemos en aceptar esa realidad y adaptarnos a ella peores serán las consecuencias.

Directrices de Ordenación Territorial de la CAPV-DOT

Fecha de la última modificación: 16/02/2017

Revisión de las Directrices de Ordenación del Territorio

Revisión de las DOT de la Comunidad Autónoma del País Vasco (2015 ...
 
GARA Eguneratua 2016/05/16
 
José Allende Catedrático de Planificación Urbana y Regional en la UPV/EHU
El Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco, en el último “Euskal Hiria Kongresua” de noviembre de 2015, enfatizó, con insistencia, en propiciar, incentivar y mejorar la participación pública «de verdad», elaborando un Plan de Participación del procedimiento de Revisión de las Directrices de Ordenación del Territorio de la CAV. En noviembre de 2016 formulará el “Avance de Directrices…”(DOT) pero, por ahora, no se observa atisbo alguno de participación pública en el ámbito social y, sin embargo, se trata de un documento crucial para la ordenación urbana y regional del territorio. Hablamos de participación real, visible, contrastable públicamente y no de «participación digitalizada».

Las DOT aprobadas en 1997 iniciaron su andadura en 1992-1994. Han pasado casi 25 años caracterizados por una desbocada eclosión de un urbanismo especulativo de construcción de ciudad y destrucción de territorio con gran degradación del medio físico y natural (véase el «urbanismo salvaje» de toda la costa Mediterránea). La llamada «década especulativa» (1997-2007) ha sido el colofón de una senda tortuosa en la cuestión urbano-territorial que finalizó bruscamente en 2008.

Este cambio global representa un rumbo muy diferente en las políticas de ordenación territorial y no parece algo pasajero y coyuntural. Se acabó el urbanismo depredador e inconsciente generador de espacios urbanos inhabitables en los que han prevalecido políticas sectoriales compartimentalizadas y desconexionadas. Se acabó seguir considerando al territorio como objeto de corrupción, especulación y como reserva de suelo urbano-residencial. Caminamos pues hacia un nuevo urbanismo más honesto y esperanzador en el que destaco, en esta ocasión, algunos principios generales que estimo obligado debatir y abordar en la revisión de las DOT en la CAV:
Desde 1992-1994, fecha en la que se inicia la configuración de las DOT, han cambiado muchas cosas. La crisis, cambio global o revisión de principios y valores que se inicia en 2007-2008, exige hoy, en 2016, un replanteamiento de aquellas DOT iniciadas y concebidas hace más de 20 años.

Resulta crucial abordar la reflexión de su revisión bajo el nuevo paradigma del desarrollo sostenible, que no fue suficientemente considerado e incorporado en la aprobación de las DOT, en 1997. Nuestros actuales modelos de producción, consumo y movilidad deben innovarse con urgencia, incorporando condicionantes ecológicos y ambientales por una parte, así como sociales, éticos y territoriales por otra. Y todo ello priorizando, frente al crecimiento, la rehabilitación, regeneración, renovación y remodelación. Iniciamos pues la transición hacia un desarrollo urbano y de sistemas de asentamiento territoriales sostenibles.

Si algo se enfatiza durante las últimas dos décadas en documentos de relevancia para el urbanismo y ordenación territorial en general, producidos en la Unión Europea y en España, es la urgente necesidad de participación pública real en los procesos de planificación territorial. Requisitos de la nueva gobernabilidad son el diálogo, la transparencia y la participación de agentes sociales, económicos y políticos en la gobernanza local-regional.

El cambio climático y uno de sus corolarios en la planificación territorial cual es la accesibilidad y movilidad sostenible deberán estar muy presentes en las nuevas políticas territoriales urbano-regionales. Nuevas ordenanzas, normas… frente a genéricas estrategias. La movilidad sostenible exige evitar la expansión de los espacios dependientes del automóvil, reconstruir la proximidad como valor urbano, recuperar el espacio público en la ciudad como lugar de encuentro, revitalizar la calle como lugar de convivencia, etc.

La cohesión social y la amplia casuística medioambiental alcanzan una relevancia desconocidas hasta la fecha en las agendas territoriales comunitarias, donde se enfatiza con insistencia en la participación pública real.

La potenciación de los sistemas de transporte ferroviarios, tanto para pasajeros (cercanías…) como para mercancías, adquieren una particular vigencia y prioridad en los planes y programas territoriales.

Sobre todo después de la denominada «década especulativa» (1997-2007), se hace cada día más evidente la necesidad de cuestionar el crecimiento indefinido y de establecer límites y umbrales al crecimiento de consumo de recursos, población, tamaño urbano, artificialización del suelo, etc. Fernando Prats señala: «Se requiere contener el crecimiento indiscriminado, reciclar y revalorizar la ciudad existente y multiplicar la ecoeficiencia urbana» (Informe Cambio Global en España 2020. CCEIM, Fundación CONAMA y OSE, Madrid 2009). En Euskadi, el estancamiento-recesión de la población, (envejecimiento…), al menos durante los próximos 15 años, debe resultar crucial para los planteamientos del nuevo desarrollo territorial sostenible.

Es absolutamente necesario que el revisado planeamiento territorial incorpore enfoques integrados e integradores, bajo el nuevo prisma holístico, superador de los tradicionales y nefastos enfoques sectoriales y compartimentalizados (transversalidad horizontal y vertical institucional). Ello no debe impedir debatir y proponer una visión a largo plazo, revisable, del desarrollo de las ciudades y del territorio contemplado.

La escala comarcal, con el medio rural y con sus ciudades y pueblos medianos y pequeños, representa una escala territorial a la que debe darse mucha mayor atención bajo el nuevo paradigma del desarrollo sostenible. Ello no va en absoluto en contradicción con el concepto de ciudad-región que estableció en su día. Robert E. Dickinson (1961). Las relaciones entre el mundo rural y urbano deberían plantearse en términos de respeto mutuo, complementariedad, colaboración y desde una visión holística, conteniendo la dispersión, protegiendo el paisaje y los valores agro-pecuarios y ambientales de las zonas rurales… Se acabó la sumisión de lo rural a lo urbano.

Cualquier política de ordenación del territorio debe reconsiderar y contemplar, en profundidad, la capacidad de carga de ese territorio y el uso racional y sostenible de los recursos disponibles en dicho territorio. Debe abandonarse la idea de concebir el suelo rústico como un espacio marginal o «vacío de oportunidad».

El nuevo paradigma urbanístico y territorial se orientará, durante al menos la próxima década, por la rehabilitación, reutilización, remodelación y regeneración de la urbe frente a nuevos crecimientos en zonas vírgenes de territorio. Fuerte limitación del crecimiento físico sobre territorios vírgenes. Hacer ciudad sobre ciudad existente y, en todo caso, urbanismo de ensanche. (Leipzig Charter, 24-25 de mayo, 2007).