sábado, 4 de marzo de 2017

A la caza del tuitero: récord de juicios por parte de la Audiencia Nacional

# TUITEAR NO ES TERRORISMO

El tribunal español ha batido récord celebrando esta semana seis juicios por enaltecimiento de terrorismo en redes sociales.

http://www.izquierdadiario.es
Clara Mallo
Madrid | @ClaraMallo
Viernes 3 de marzo 


A pocos días de conocer que la Audiencia Nacional condenó a 3 años y 3 meses de prisión al rapero Valtonyc por injuriar al rey y ensalzar a ETA y a los Grapo en sus canciones el mismo tribunal celebraba esta semana seis juicios por comentarios en redes sociales.

También hace unas semanas se conoció la sentencia del Tribunal Supremo que condenaba a un año de prisión al líder y vocalista de Def con Dos, César Strawberry, acusado de enalteciminento del terrorismo, en este caso no por sus ácidas letras sino por algunos de sus tuits. Cassandra, una joven tuitera de 21 años también será juzgada por unos tuits sobre el que fuera presidente del Gobierno durante la dictadura franquista, Luís Carrero Blanco. La Fiscalía pide para ella dos años y seis meses de cárcel por humillación a las víctimas del terrorismo.

Por el mismo cargo son juzgados siete tuiteros y usuarios de otras redes sociales por la Audiencia Nacional, que ha celebrado esta semana múltiples juicios contra supuestos delitos de enaltecimiento del terrorismo en redes sociales. Los tuiteros acusados se enfrentan a penas que oscilan entre uno y dos años y medio de prisión, y a elevadas multas económicas.

Cuatro de los seis tuiteros que tenían cita para ser juzgados durante esta semana en la Audiencia Nacional por enaltecimiento del terrorismo han aceptado penas de prisión de entre 1 y 2 años y los otros dos han reconocido en sendos juicios ser los autores de las publicaciones, pero sin ánimo de ensalzar a los terroristas.

En un principio eran siete los juicios previstos por el mismo delito para esta semana pero el juicio previsto para el miércoles a la joven tuitera Cassandra por sus publicaciones sobre el asesinato de Luis Carrero Blanco se ha aplazado sin fecha debido a un cambio de abogado por parte de la acusada. La Fiscalía pide para ella 2 años y medio de prisión.

A la caza del tuitero

Twitter y facebook se han convertido en lugares preferidos por la policía y la guardia civil para perseguir a todos aquellos que expresen disconformidad con algunos de los pilares de nuestro régimen. Muchos de los acusados y procesados en los últimos años han sido detenidos en operaciones de caza en internet, como la ya conocida “Operación Araña” llevada a cabo por la Guardia Civil contra el "enaltecimiento del terrorismo" y la "humillación a las víctimas" en Internet. En estas operaciones los chistes o comentarios críticos sobre la corona y los que fueron representantes del franquismo como Carrero Blanco son los más perseguidos.

La modificación en 2015 el Código Penal supuso un endurecimiento de las penas por delito de enaltecimiento del terrorismo a través de las redes sociales. La Ley mordaza amplia el marco de la represión.

Estos casos son toda una demostración de la campaña represiva y contra la libertad de expresión que está llevando a cabo el Gobierno del PP, pero no son los únicos. Es una política de mano dura que encuentra su perfecto marco con la Ley Mordaza y que se ha agudizado en los últimos años. Desde que la juventud, los trabajadores y demás sectores populares irrumpieron contra este Régimen político, el gobierno del PP ha desplegado una campaña represiva y de criminalización que debemos enfrentar.

El Tribunal Supremo amplía el registro de especies invasoras

La Sala de lo Contencioso anula las excepciones de la normativa que permitían la caza o pesca de algunas de estas especies, la comercialización de otras, como el cangrejo rojo, o las explotaciones de cría del visón americano.
 
PDF - 664.7 KB
Sentencia 637/2016 especies invasoras


El Supremo ha estimado parcialmente un recurso de Ecologistas en Acción y ha ampliado el Catálogo español de Especies Exóticas Invasoras, incluyendo entre otras especies a la carpa común y a la trucha arco iris. Asimismo, anula las excepciones de la normativa que permitían la caza o pesca de algunas de estas especies, la comercialización de otras (cangrejo rojo) o las explotaciones de cría del visón americano.

La Sala III del alto tribunal estima parcialmente el recurso de Ecologistas en Acción, la Sociedad Española de Ornitología y la Asociación para el Estudio y Mejora de los Salmónidos, contra el Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, por el que se regula el Catálogo español de Especies Exóticas Invasoras.

La sentencia anula la exclusión del Catálogo, y por tanto ordena su inclusión, de la carpa común, la trucha arco iris, el alga comestible wakame, la pataca o tupinambo y el hongo quitridio. La decisión se basa en informes científicos del CSIC y otros expertos que prueban el carácter invasor y la amenaza grave que suponen sobre las especies autóctonas, el medio ambiente y los hábitats y ecosistemas. Algunas de estas especies ya estaban incluidas en el listado de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

La inclusión en este Catálogo conlleva la prohibición genérica de posesión, transporte, tráfico y comercio de ejemplares vivos o muertos, incluyendo el comercio exterior.

Asimismo, el Supremo establece la inclusión en el catálogo de la población murciana del bóvido conocido como arruí (Ammotragus lervia), que los demandantes señalaban que fue introducida en la sierra murciana de Espuña en 1970 por su interés cinegético como trofeo debido a su notable cornamenta. El Supremo rechaza que pueda ser excluido por razón del lugar o provincia de su originaria introducción, o de la fecha de introducción, cuando no se han acreditado circunstancias relativas al hábitat o ecosistemas que sí podrían valorarse.

De las especies por cuya inclusión en el Catálogo abogaban los demandantes, el Supremo no comparte sólo la del Hucho hucho, o salmón del Danubio, al no existir una evidencia científica contrastada acerca de la consideración de este pez como especie exótica invasora, contando con datos como sus dificultades de adaptación al medio y su localización geográfica restringida al río Tormes.

Además, la sentencia anula diversas disposiciones adicionales y transitorias del Real Decreto que reconocen o facilitan actividades empresariales o deportivas en relación con especies catalogadas, prohibidas con carácter general e incondicional en el artículo 61.3 de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

De ese modo, se anula el apartado segundo de la disposición adicional sexta, en cuanto permitía la autorización de explotaciones de cría de visión americano, o la disposición adicional quinta, que posibilitaba la comercialización del cangrejo rojo, al que califica como especie invasora con acreditada constatación científica sobre su carácter dañino.

También se anula la disposición transitoria segunda, ya que “se trata de una disposición transitoria que no es, en rigor, transitoria, sino que provee un régimen prolongado de disfrute de determinadas situaciones, por tiempo indefinido, en favor de actividades cinegéticas o piscícolas que son legítimas en su ejercicio, pero que no pueden prevalecer frente a los valores superiores que se tratan de preservar con el Catálogo de previsión legal, de suerte que será legal, incluso encomiable y susceptible de protección la caza y la pesca, cuando no se haga objeto de ellas especies catalogadas, que lo son por sus perniciosos efectos sobre el medio ambiente y, en especial, sobre las especies autóctonas y los hábitats y ecosistemas”.

“Está en la naturaleza de las cosas que la caza y la pesca, lejos de servir a los fines de erradicación de las especies catalogadas, más bien determinan su mantenimiento indefinido, cuando no la agravación, del status quo actual, dificultando, si no haciendo imposible, su erradicación, que es un objetivo inequívoco de la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad”, añade.

Como demandados en el proceso figuraban, además de la Administración General del Estado, la Asociación Española de Black-Bass y la Federación Española de Pesca y Casting.

En varios de los casos, la exclusión del Catálogo de las especies ahora consideradas invasoras por el Supremo fue acordada a solicitud de las comunidades autónomas afectadas.

Eucaliptos: La desaparición del bosque atlántico. ¡Emergencia!


Filed under: ecología — Mendigo @ 4:01
Muniellos
S

in ánimo de ser tedioso, permitidme que os presente las especies de gran porte del bosque atlántico. Su base es el género Quercus, principalmente el milenario roble, árbol sagrado para los pueblos celtas, bajo el cual se oficiaban las ceremonias. En las áreas de transición, se alterna con otros hermanos y primos: la vetusta encina, el rechoncho alcornoque (el árbol mejor adaptado a la piromanía galaica) y otros robles de menos porte: el carrasco y el cerquiño. En la zona oriental, a partir de cierta altura, reina otro árbol legendario: el haya que, con el arce, bañan de colores el otoño. En las zonas más umbrosas queda un fósil viviente, de cuando en el Terciario la temperatura era más templada y húmeda: el tejo. En las riberas de los ríos, alisos, avellanos, chopos y varios tipos de sauces conducen el río protegiendo su curso. En nuestra tierra crece también un árbol que es capaz de soportar los fríos terribles de Siberia: el abedul. También el navideño acebo resiste las heladas tenaces y la falta de luz del invierno, y sin perder la hoja ni la compostura. El mitológico laurel, el medicinal saúco, el espino y la acerola, el fresno y el serbal, el boj y…

Estas son las columnas que sostienen este templo de biodiversidad, bajo las cuales crecen una enorme variedad de especies de hierbas, arbustos, setas… y que dan cobijo y sustento a una interminable relación de animales, desde osos, lobos, corzos y jabalíes a seres microscópicos, pero tan necesarios para construir un ecosistema íntegro como los primeros.

Este es un compendio de lo que nos ofrece el bosque autóctono gallego, asturleonés (en la foto de cabecera, Muniellos), cántabro o vasco. El marco natural que dio origen, particularizándolas, a unas culturas que, más de mil años más tarde, aún no se ha consumido su fuego.

Pero todo esto está en peligro. De hecho, cuanto más al Oeste fijes la mirada, se puede decir que de estos bosques autóctonos ya casi que sólo queda el recuerdo. La deforestación para ganar tierras de labor y pastos y, tras la emigración a las urbes, la introducción de especies alóctonas de ciclo corto, como los pinos (autóctonos en la región mediterránea, pero aquí invasores) y eucaliptos, oriundos de Oceanía, están reduciendo la extensión de nuestros bosques hasta la aniquilación.

No es ninguna exageración, y cualquiera que conozca estas tierras sabe que no miento: los eucaliptos están extendiéndose rápidamente, desde las costas se encaraman por las laderas y van colonizando todo el territorio. La situación es gravísima, un desastre ecológico absoluto. Toda la biodiversidad que contenía el bosque mixto atlántico está siendo sustituida por eucalipto, eucalipto, eucalipto, eucalipto, eucalipto, eucalipto, eucalipto… (pino, pino, pino, pino…en el interior). No hay nada comparable en términos de pérdida de biodiversidad en la Península; ningún desastre ecológico es, por su extensión, intensidad e irreversibilidad tan grave. Luchar contra esta destrucción sistemática debería ser la prioridad número uno, y la número dos, y la número tres de cualquier ciudadano u organización que se diga ecologista.
eucaliptoAsturias01
(esta foto también está sacada en Asturias)

Dejadme que aporte unos pocos datos del último Inventario Forestal Nacional. Las mediciones fueron tomadas entre 1997 y 2007, ya están bastante desactualizadas, pero tomo los datos oficiales sabiendo que la situación hoy en día es peor.

En esta provincia, Pontevedra, había en el momento de la medición 7,65hm³ de eucalipto, 11,56hm³ de coníferas y 3,67hm³ de especies autóctonas. Es decir, el bosque autóctono representaba ya por aquel entonces menos del 20% de la superficie arbolada. Una década más tarde, la cifra será aún más exigua.

Pero esta provincia se salva porque les dio por incluir en ella la Comarca del Deza, la zona de Lalín, que por su clima frío se resiste a la invasión neozelandesa (no precisamente de los All Blacks). El resto de la provincia, es un mar de eucaliptos salpicado aquí y allá por casas: el paisaje del feísmo gallego.

Por cierto, lamento dar las cifras en esa unidad tan rara, hectómetros cúbicos de madera. Quisiera darla en hectáreas ocupadas por cada especie pero, en este último inventario forestal, no dan ese dato desagregado por especies; sólo distinguen entre coníferas y frondosas, contando al eucalipto como una de éstas últimas y sumándolo junto con el roble, la encina o el haya.

Aún es peor la situación del córner peninsular, A Coruña. 4,01 hm³ de especies autóctonas, por 17,33 hm³ de eucaliptos y 18,42 de coníferas. ¡Eso supone que habían esquilmado las especies autóctonas hasta reducirlas al 11,2% de la masa forestal! Cuando se realizó el primer Inventario Forestal, allá por 1975, contabilizaron 1,89hm³ de eucalipto, así que podéis haceros una idea de la progresión que ha tenido en esos treinta años. ¿Hoy en día?

Se puede decir que la provincia de A Coruña carece, salvo pequeñas excepciones, de ningún valor natural. Incluso, si visitáis el Parque Natural das Fragas do Eume (ardió hace poco tiempo, quizá los que no sois de aquí eso os refresque la memoria), veréis que la mayor parte de la superficie del “Parque Natural” está compuesta de…¡eucaliptos! La isla de vegetación autóctona se limita al bosque de galería a lo largo del río, diez metros más allá de sus riberas, el valor ecológico para a ser nulo. Sí, nulo, como suena. Elegid un lugar al azar en el mapa de España, que no esté urbanizado. Una dehesa en Salamanca, un pinar mediterráneo (aquí sí, autóctono), un encinar en las sierras andaluzas, incluso el tomillo y la jara de un campo manchego albergan más biodiversidad que un eucaliptal asturiano o gallego.

En Brasil tienen un término para referirse a estos monocultivos: o deserto verde. Puede sonar contradictorio, pero es una atinada paradoja para referirse a aquellos terrenos ocupados por solo una especie; al ser foránea, y ser cultivada en régimen de monocultivo, no tiene asociado un ecosistema propio (para entendernos, trajeron los eucaliptos pero no los koalas). Son plantaciones silenciosas, sin pájaros que canten ni roedores que muevan las hojas al escabullirse. Monótonas, porque muy pocas plantas consiguen adaptarse a las nuevas condiciones del suelo creadas por la hoja del eucalipto, que baja su pH. ¿Buscar setas? Pierdes el tiempo, alguna A.muscaria y poco más. Buscar el contacto con la Naturaleza e internarse en un eucaliptal, es tan absurdo como querer ir de marcha y entrar en un cementerio.
bosque-de-eucaliptus-en-el-parque-natural-de-la-isla-de-cies-galicia-33056765
(foto tomada en el Parque Natural das Illas Cíes)

La reforestación con especies alóctonas es, de largo, la mayor amenaza del bosque atlántico; muy superior a los mucho más mediáticos incendios, porque un bosque calcinado, con el paso de los años, décadas, se regenera naturalmente (si es que no hay la reiteración de incendios que se dan en el Sur gallego). Pero al introducir eucaliptos (o pinos), éstos rápidamente se harán con el techo del bosque, privando de luz a las especies autóctonas, de más lento crecimiento, e impidiendo definitivamente la regeneración del bosque.

Y este mal, desgraciadamente, no es exclusivo de Galicia. El estado ecológico del Norte de Portugal es de devastación absoluta, entre incendios y repoblaciones. Especial mención cabe hacer al gobierno asturiano, que promociona el turismo vendiendo un supuesto paraíso natural, mientras legaliza la plantación de otras especies de eucaliptos, más adaptadas al frío que el E.globulus. El gobierno asturiano, todo un ejemplo de cinismo ecocida. O los cántabros, que a la chita callando ya cuentan con más eucaliptos (5,85hm³) que robles (4,72hm³).
eucaliptos_superficie_arbolada1


Para establecer un paralelismo de lo que supone la legalización de estos cultivos (es más, se promocionan con subvenciones), imaginad el dislate que sería que una administración promocionase la introducción del mejillón cebra, del mosquito tigre, el cangrejo rojo americano. No es que la ardilla gris sea más o menos simpática, por ser es un animal adorable. ¿Por qué entonces representa una amenaza ecológica? Porque desplaza a la especie autóctona, la ardilla roja europea, alterando el ecosistema. Es ridículo que se enseñe a los niños que liberar una especie exótica en la naturaleza (tortugas, loros…) supone una amenaza muy grave para el medio natural…mientras que la administración, principal delincuente ecológico, promociona la introducción de especies invasoras hasta la cubrición total del territorio como ocurre en el Norte. ¿Por qué la lista de especies invasoras del Ministerio contempla la mimosa, y no el eucalipto? Semejante discriminación no tiene base ecológica, sino claro está económica.

El motivo es abastecer de materia prima a la industria transformadora, en el caso del eucalipto la industria de la pasta de papel, que es el comprador de la práctica totalidad de la madera de eucalipto. Existe una relación directa, simbiótica, entre papeleras y eucaliptos, si ENCE no tuviera sus plantas en Navia y Pontevedra, Galicia, Asturias y Cantabria no tendrían más eucaliptos que alguno, como curiosidad natural, en algún parque o jardín botánico. Y si un gobierno ecológicamente responsable prohibiese los cultivos forestales de especies foráneas, estas plantas tendrían que cerrar debido al desabastecimiento de su materia prima.
monocultivo-forestal

Y ahora, expuesto el problema ecológico, explico la urgencia por actuar que expreso en el título.

Como he dicho, tras el cierre de la planta de Huelva, ENCE ya sólo tiene dos procesadoras de pasta de papel: una en la ría de Navia y otra en la ría de Pontevedra. A esta última, le vence en 2018 la concesión sobre los terrenos que ocupa. Desde hace décadas existe un movimiento vecinal pidiendo el cierre de esa planta, pero ahora llegamos a un momento crítico, unas pocas semanas que pueden alterar, sin atisbo de exageración, la faz de Galicia las próximas décadas. Es ahora o nunca.

La decisión de prorrogar la concesión es, con el articulado de la nueva Ley de Costas, prerrogativa exclusiva del gobierno central (la redacción de Cañete tuvo muy en cuenta la situación de esta planta). El único firme defensor de la continuidad de la papelera en la ría ha sido históricamente el PP (dato curioso: quien debe velar por el cumplimiento de la legislación medioambiental es, curiosamente, la esposa del director de la planta, ¡toma castaña!). Y viendo que la legislatura se acaba y que se antoja imposible que revalide la mayoría absoluta, puede firmar en las semanas que quedan hasta las elecciones, o incluso estando el gobierno en funciones, una nueva concesión. Dichas concesiones se hacen por plazos de 60 o más años y, al menos quien esto escribe, no espera estar ya en este mundo para cuando venciere de nuevo esa concesión. Y quisiera ver a mi Galicia recuperar el aliento antes de yo exhalar mi último suspiro.

Las alternativas son muy sencillas. Si ENCE se marcha de Galicia, se retira del mercado el principal comprador de madera de eucalipto gallega. Quedaría la planta asturiana, además de la portuguesa de Viana do Castelo, pero la retirada de la demanda de la planta gallega produciría una sobreoferta que hundiría los precios de la madera de eucalipto. La madera de eucalipto es muy barata, y buena parte del coste se lo llevarían los gastos de transporte si hay que llevarla a Portugal o Asturias. Todo ello minaría dramáticamente la rentabilidad del eucalipto, buscando los productores otras alternativas y, como consecuencia, remitiendo la eucaliptización del monte gallego.

La otra alternativa: si se aprueba una nueva concesión de la planta de Pontevedra, ENCE ha asegurado que pretende ampliar su capacidad en 184.000 toneladas extra de pasta de papel (el papel, por si no lo sabéis, no se fabrica en España, nosotros sólo destrozamos nuestros bosques pero la pasta se embarca y el proceso de alto valor añadido, y el beneficio, lo realizan en la Europa civilizada). Estaríamos pues en el caso contrario, una mayor demanda de madera de eucalipto haría subir los precios e introduciría un aliciente para extender aún más los cultivos de eucalipto (con las nuevas especies más resistentes al frío, colonizando el espacio que queda, la montaña asturiana y cántabra y la Galicia interior).

Estamos, sencillamente, jugándonos la vida de nuestros bosques. Y ese partido se va a disputar los próximos días, unas pocas semanas. Por eso os ruego aumentar al máximo la presión sobre el gobierno para que no firme esa prórroga. Informaos sobre el asunto, escribid sobre ello, difundid la información entre vuestros conocidos, lo que se os ocurra.

Son también tus bosques, defiende tu derecho de poder venir aquí y disfrutar de ellos, de lo que queda; de confiar que algún día tus hijos podrán conocer una Asturias, una Cantabria, una Galicia regenerada, con la Naturaleza en mejor estado de como nos la legaron nuestros padres. O podrán esos bosques, si fracasamos, perderse irremisiblemente, sometidos a la insoslayable lógica del mercado.

Que al Partido Popular, o el partido con el que gobierne la próxima legislatura, no le salga gratis el destruir nuestra tierra. Hacedle saber que la factura será muy cara, el desprestigio tremendo; es la única forma que tenemos de forzar su voluntad.
El único argumento para la permanencia de esa planta contaminando la ría de Pontevedra (ahora mucho menos, pero muchos hemos acabado en urgencias por comer marisco cogido el día que había un vertido a la ría: intoxicación por metales pesados, contaminación que está acumulada para siempre en el lecho de la ría) es preservar los puestos de trabajo. Pero realmente, la que está destruyendo puestos de trabajo es la misma existencia de la planta, pues la presencia de esa planta tiene un enorme coste de oportunidad tanto en el entorno de la ría como, sobre todo, en los montes costeros gallegos.

Además de los tradicionales oficios de la pesca y el marisqueo, sólo en el sector turístico el daño causado es mucho mayor tanto en términos económicos como laborales que lo aportado a la sociedad. Pontevedra es conocida por quien nos visita por ser una ciudad, sí, muy bonita pero…huele a cloaca. En cuanto el viento viene del mar, lo cual es harto frecuente, la imagen de Pontevedra queda dañada por su mal olor. El impacto paisajístico en toda la ría es enorme, afectando a las localidades vecinas que, tras su cierre, se verían beneficiadas con la creación de nuevos puestos de trabajo derivados de un entorno más atractivo (nadie piensa ir de vacaciones a un lugar con estas vistas).

(nótese la “decoración” de la fábrica, en un intento por vestir a la mona de seda).


Pero el principal beneficio del cierre de la planta está a muchos kilómetros de ella, en las aldeas despobladas de cuyos montes salen los eucaliptos. El clima de estas costas es privilegiado para dar todo tipo de cultivos, de mucho mayor valor añadido que el eucalipto. El eucalipto es un cultivo para holgazanes, porque se planta y no tienes que volver por esa parcela hasta quince años después, que toca la corta. Tras la corta, ni siquiera hay que volver a plantar porque rebrotan del pie, y a esperar esta vez veinte años, porque la tierra está agotada y los árboles cada vez crecen más lento (en ocasiones tierras de labor, abonadas y enriquecidas durante generaciones para poder dar tomates, maíz, patatas que sostuvieran a una familia…son ocupadas y debilitadas en el curso de una generación por un nieto sin respeto por su tierra y su pasado).

De esta forma, con un cultivo que apenas precisa mano de obra, las aldeas se van despoblando hasta caer en el abandono. ¡Qué diferente sería si parte de esas tierras, las mejores, fueran aprovechadas para pastos, o el cultivo de frutales, hortalizas o legumbres! Cultivos muy intensivos en mano de obra, pero rentables por ser mucho más productivos, que crearían decenas de miles de puestos de trabajo directos, más otros tantos en la industria alimentaria asociada, fijando población y generando riqueza en un rural hoy abandonado. Es la tantas veces reclamada necesidad de una ordenación del territorio: las tierras agrícolas, a ser trabajadas y obtener el máximo beneficio en ellas; tenemos una tierra y un clima privilegiado para dar de comer a media España. Y el terreno forestal, reservado a las especies autóctonas. Si en aquél el criterio ha de ser el máximo beneficio, en éste la directriz debe ser la conservación del medio y el respeto a la biodiversidad.

Pero es que, además, unos bosques autóctonos bien preservados pueden aportar una riqueza complementaria, como nos enseñan nuestros vecinos europeos. Hay otros países en Europa en los cuales el sector forestal es muy importante, Austria, Finlandia, Eslovaquia, Ucrania, y todos ellos aprovechan su riqueza sin necesidad de cometer el crimen ecológico de introducir especies alóctonas. Los dos principales sectores económicos austríacos son el forestal y el turismo. Prueba de que, obrando con inteligencia, se puede mantener un entorno bello, bien preservado, y obtener rendimiento económico de él.

La vecina Francia, líder mundial en el uso de biomasa, porque tras el éxodo rural permitió la regeneración de sus bosques, y ahora son la principal fuente de calefacción de la Francia rural, evitando importaciones de hidrocarburos. Está el mercado de las setas y demás productos del bosque, y las enormes posibilidades que ofrece el turismo ecológico. ¿Qué visitante va a querer visitar un entorno que es feísimo, un horror, totalmente desprovisto de vida salvaje? Que es la opinión común del turista cuando llega a Galicia ¿y esos carballales que me prometieron? ¿Dónde esas fragas encantadas? ¡Si no hay más que eucaliptos! Quiero enorgullecerme, y no tener que avergonzarme, de mi tierra ante extraños.

Y es que el eucalipto es un certero indicador de subdesarrollo económico y social. En Europa, los únicos Estados donde se permite (y fomenta, y subvenciona) su cultivo es en España (ENCE) y Portugal (Celbi y Portucel), a pesar de que en toda la fachada atlántica europea se dan unas condiciones climáticas y edafológicas incluso más propicias. En el mundo, sólo países subdesarrollados, con sociedades civiles sometidas al dictado de los grupos de poder, destruyen sus ecosistemas para plantar especies alóctonas: Brasil, Uruguay, Colombia, Indonesia… No hay un solo país desarrollado que permita la barbaridad de destruir sus bosques autóctonos, desplazados por una especie invasora, por mucho que le convenga a su industria.

Civilización o barbarie. En los próximos días, se decidirá qué camino queremos tomar.+
Tomado de un documento de la propia ENCE:
eucalipto mundo


Sólo en Galicia ya tenemos más hectáreas (396.000) dedicadas al cultivo del eucalipto que en Australia ¡su lugar de origen!

Entre España y Portugal, tenemos el 59% de todos los Eucaliptus globulus del mundo

¿Acaso tiene esto algún maldito sentido?

 https://esmola.wordpress.com/2015/12/09/eucaliptos-la-desaparicion-del-bosque-atlantico-emergencia/

Urdaibaiko dragatzeak ekosisteman "ondorio dramatikoak" dituela ohartarazi du Aranzadik

Urdaibaien etengabe egin izan dira dragatuak (irudian 2015ekoa), eta Aranzadiren ustez berreskuratzeko gaitasuna galdu du ekosistemak (arg: Mundakako Surf Taldea).
 
ARGIA 2017ko martxoaren 02a
 
2003an gizakiak egindako esku-hartzea aztertu eta Journal for Nature Conservation aldizkarian argitaratu dituzte emaitzak: hegaztiak gutxitzeaz gain, hamahiru urte geroago itsasadarra ez da bere onera etorri.

Arazandiren Ornitologia sailak egindako ikerlan batek alarma jo du gure itsasadarretan egin izan diren dragatze eta isurketen inguruan. Journal for Nature Conservation aldizkarian argitaratu dute azterketa, konkretuki Urdaibaien 2003an izandako esku hartzeak –denbora batez Mundakako olatu ezaguna desagerrarazi zuen bera– biosfera erreserbako hegazti komunitatean utzitako ondorioak xehatu dituzte.

Azaldu dutenez, hondarra barrualdera zabaldu da ekaitzengatik eta geruza lohitsua estali du. Ondorioz, limoetako zizare eta ornogabeez elikatzen diren hegazti espezieen populazioa gutxitu egin da nabarmen, esaterako txirri arruntarena.

Azterlana egiteko ikerlariek 2003an dragatzea egin aurretik hartu zituzten mostrak eta ondoren protokolo bat jarraitu dute 2016ra arte. Azaldu dutenez, Urdaibaiko itsasadarra oraindik ez da bere onera etorri, hondar kopuru handia baitago oraindik –%38tik %64 izatera igaro da–. Eta are larriagoa dena, litekeena da Urdabaiko eremu horietan hegaztien kopuruak ez berreskuratzea.
Ezkerrean, mostrak hartu diren tokiak. Eskuinean goian, hegaztien gutxitzea, eta behean hondar portzentajea 2003an eta 2016an. Igoera nabarmena da mostrak hartu diren toki guztietan, batez ere itsasadarraren iparraldetik (1 zenbakia) hegoalderaino (6 zenbakia)
 “Urdaibai 43 urtez etengabe dragatu izan da –diote Aranzadiko kideek–. Baliteke mareek eta olatuen korronteek dragaturiko materiala birkokatu eta morfologia berreskuratu ahal izatea urte batzuk geroago. Baina ekosistema bat behin eta berriz perturbatzen bada, berreskuratzeko gaitasuna galdu egiten du”.

Ondorioz, artikuluan dei egiten diete agintariei dragatuen eragina kontuan izan eta Urdaibaiko hezegunearen kudeaketa hobetu dezaten: “Seguruenik erabaki onena izango da dragatuak eta isurketak debekatzea, ekosistemarentzat ondorio dramatikoak baititu”.

jueves, 2 de marzo de 2017

¿Es el estuario del Oka, Suelo Urbano por mandato "divino"?

Vista del muro "legal" construido en Laidatxu según el Gobierno Vasco en Suelo Urbano

Esta claro que el muro esta construido en plena  Playa, por lo tanto zona de especial protección
  •   Ley 22/1988, 28 julio, de Costas
  • Artículo 3
Son bienes de dominio público marítimo-terrestre estatal,

1. La ribera del mar y de las rías, que incluye:
  • a) La zona marítimo-terrestre o espacio comprendido entre la línea de bajamar escorada o máxima viva equinoccial, y el límite hasta donde alcancen las olas en los mayores temporales conocidos, ...
    b) Las playas o zonas de depósito de materiales sueltos, tales como arenas, gravas y guijarros, incluyendo escarpes, bermas y dunas, estas últimas se incluirán hasta el límite que resulte necesario para garantizar la estabilidad de la playa y la defensa de la costa     
  • Artículo 4 Pertenecen asimismo al dominio público marítimo-terrestre estatal:
    ...
     4. Los acantilados sensiblemente verticales, que estén en contacto con el mar o con espacios de dominio público marítimo-terrestre, hasta su coronación

    ¿Qué es la servidumbre de tránsito?

    La  servidumbre de tránsito es una franja de 6 metros de anchura medidos desde la línea interior de la ribera del mar que forma parte de la servidumbre de protección, si bien en la misma las limitaciones son más estrictas.

    En esta zona no está autorizada la construcción de ninguna instalación, y deberá dejarse permanente expedita para el uso público peatonal y para los vehículos de vigilancia y salvamento.
    Esta materia se regula en el Título II de la Ley de Costas y Título II del Reglamento General de Costas
  • ¿En mi solar puedo construir sobre la servidumbre de tránsito?

    En ningún caso se puede construir sobre la servidumbre de tránsito pues la Ley exige que esta franja de 6 metros medida desde la ribera del mar debe permanecer libre y expedita 

En verde la linea de costa, en rojo la de protección de costas

   --------------------------- --------------------------- ---------------------------- ---------------------------
  • Preguntas frecuentes sobre la ley de costas y su aplicación (MAGRAMA)

     

    1. ¿Por qué es importante proteger nuestras Costas?
    2. ¿Qué es la ley de Costas?
    3. ¿Son compatibles las actividades en el litoral con la protección del medio ambiente?
    4. ¿Afectará el cambio climático a nuestro litoral?
    5. ¿Cuál es el terreno afectado por la Ley de Costas?
    6. ¿Qué es el Dominio Público Marítimo-Terrestre (DPMT)?
    7. ¿Cómo se determina, en la práctica, los bienes que pertenecen al DPMT?
    8. La realización y aprobación de un deslinde, ¿significa la demolición de las edificaciones que se incluyen en el DPMT?
    9. ¿Quiénes se encargan de realizar los deslindes?
    10. ¿Si me compro una propiedad en la costa cómo estaré seguro de que su ubicación no incumple la Ley de Costas?
    11. ¿Hay derecho a reclamar por los deslindes?
    12. ¿Qué ocurre con mi vivienda, hotel, y otras edificaciones que se incluyen en dominio público marítimo-terrestre? ¿pasan a ser ilegales?
    13. ¿Qué derechos me asisten como propietario afectado por un deslinde?, ¿son derechos que dependen de la discrecionalidad del Gobierno?
    14. ¿Qué es la zona de servidumbre de protección?
    15. ¿Qué limitaciones a la propiedad conlleva la servidumbre de protección del dominio público marítimo terrestre?
    16. ¿Qué anchura tiene la zona de protección?, ¿quién la impone?, ¿puede cambiarse?
    17. Se ha tramitado el deslinde en mi municipio y mi propiedad ha quedado afectada por la servidumbre de protección ¿he perdido la propiedad de la misma? ¿cómo me afecta?
    18. ¿Qué obras puedo realizar sobre una vivienda afectada por la anchura de la servidumbre de protección?
    19. ¿Qué autorización necesito para construir en servidumbre de protección?
    20. ¿Qué es la servidumbre de tránsito?
    21. ¿En mi solar puedo construir sobre la servidumbre de tránsito?
    22. ¿Se puede construir una vivienda en dominio público marítimo-terrestre?
    23. ¿Se puede ocupar el dominio público marítimo-terrestre para la realización de determinadas actividades?
    24. ¿Las autorizaciones y concesiones son transmisibles?
    25. ¿El otorgamiento de una autorización o concesión implica el abono de un canon a favor de la Administración?
    26. ¿Qué son los servicios de temporada en las playas?
    27. ¿Qué hechos pueden ser sancionados de acuerdo con la legislación de costas? ¿Qué plazo de prescripción tienen las infracciones?
    28. ¿Cuándo se inicia un expediente sancionador en materia de costas?
    29. ¿Qué sanciones se imponen a las infracciones en materia de costas? ¿qué plazo de prescripción tienen las sanciones?

    ¿Por qué es importante proteger nuestras Costas?

    España disfruta de una gran longitud de costa (más de 10.000 km de bienes de dominio público marítimo-terrestre ), de gran valor medioambiental (por la variedad de ecosistemas que alberga: playas, dunas, flechas litorales, marismas, acantilados…), muy deseada como soporte de actividades (el 44% de la población española vive en los municipios costeros que apenas representan el 7% del territorio), de gran importancia económica (el 80% de los casi 60 millones de turistas que nos visitan al año eligen la costa para sus vacaciones), pero muy frágil en su equilibrio físico, con importantes problemas de erosión que se verán agravados con el cambio climático.
    La nueva normativa en materia de costas contempla los mecanismos adecuados para mitigar los problemas a los que actualmente se enfrenta nuestra costa.

    ¿Qué es la ley de Costas?

    La Ley de Costas es la norma que define y regula el dominio público marítimo-terrestre (DPMT).
     
    La normativa básica de aplicación es la Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas, la Ley 2/2013, de 29 de mayo, de protección y uso sostenible del litoral y de modificación de la Ley 22/1988, de Costas y el Real Decreto 876/2014, de 10 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento General de Costas.
    Desde la fecha de entrada en vigor de la Ley 22/1988, de 28 de julio, se han introducido numerosas modificaciones en la misma en aras a una mayor protección de la costa española y una mayor seguridad jurídica de los sujetos afectados por las limitaciones impuestas por esta normativa. Se pude consultar el texto completo aquí.
    La Ley 2/2013, de 29 de mayo, de protección y uso sostenible del litoral y de modificación de la Ley 22/1988, de Costas, modificó recientemente la citada Ley de Costas, estableciendo un nuevo marco legislativo, que tiene como objetivo el incremento de la seguridad jurídica para las actuaciones que afecten al litoral y la promoción de una efectiva protección del mismo que resulte compatible con el impulso de la actividad económica y la generación de empleo. Ello sin olvidar la regulación de los procedimientos administrativos relativos a la determinación del dominio público marítimo terrestre y su régimen de utilización, así como los relacionados con las limitaciones de la propiedad de los terrenos contiguos a la ribera del mar para garantizar la integridad y el uso público del DPMT y el desarrollo del régimen transitorio.

    ¿Son compatibles las actividades en el litoral con la protección del medio ambiente?

    La filosofía que inspira la nueva ley es que la protección de la costa es compatible con la protección jurídica de los titulares de derechos sobre la misma. Es un error plantear una disyuntiva entre derechos y medio ambiente, porque eso perjudica a ambos. No se trata tanto de prohibir las actividades en el litoral, como de conseguir que sean sostenibles y  respetuosas con el medioambiente.

    ¿Afectará el cambio climático a nuestro litoral?

    Es evidente que sí. Por ello la nueva normativa de costas tiene en cuenta por primera vez dicha evidencia. De acuerdo con la ley, el MAPAMA deberá elaborar una Estrategia para la Adaptación de la costa al Cambio Climático que se coordinará con las CCAA. También se prevé la posibilidad de declarar en regresión ciertos tramos de costa, en los que se restringirán las ocupaciones.
    El aumento de los plazos que prevé la ley se compatibiliza con la adaptación al cambio climático: las autorizaciones podrán ser revocadas unilateralmente por la Administración cuando los terrenos ocupados soporten un riesgo cierto de que el mar les alcance. Asimismo, las concesiones que se otorguen están condicionadas a la evolución de la costa por el cambio climático, extinguiéndose cuando los terrenos ocupados sean alcanzados, en su caso, por el mar.
    Por otra parte, los proyectos de obras deben incorporar una evaluación de los efectos del cambio climático y se prevén medidas que motiven a los concesionarios a presentar proyectos de regeneración y lucha contra el cambio climático: ampliación del plazo máximo de concesiones correspondiente al uso de que se trate.

    ¿Cuál es el terreno afectado por la Ley de Costas?

    El terreno afectado por la Ley de Costas tiene diversa naturaleza y en él se pueden distinguir tres franjas:
    En primer lugar, el dominio público marítimo-terrestre:
    Se trata de un terreno de dominio público integrado por bienes que por definición constitucional gozan de un carácter inalienable, imprescriptible e inembargable.
    El artículo 132.2 de la Constitución española enuncia los bienes de dominio público estatal como aquellos que se establezcan por Ley  y, en todo caso, la zona marítimo-terrestre, las playas, el mar territorial, y los recursos naturales de la zona económica y la plataforma continental. La Ley de Costas amplia la definición constitucional clasificando los mismos de acuerdo con lo regulado en los artículos 3 y 4 http://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1988-18762

  • En segundo lugar, la servidumbre de protección:
    La Ley de Costas establece una servidumbre administrativa, para la defensa e integridad del dominio público marítimo-terrestre denominada servidumbre de protección que recae, con carácter general, sobre una zona de 100 metros medida tierra a dentro desde el límite interior de la ribera del mar. En esta zona existe propiedad privada pero se limitan las instalaciones y obras permitidas
    En tercer lugar, la zona de influencia, cuya anchura es de 500 metros a partir de la ribera del mar, y donde deberá observarse que las edificaciones propuestas por el instrumento de planeamiento urbanístico evitan la formación de pantallas arquitectónicas o acumulación de volúmenes, de tal manera que las densidad de edificación a desarrollar sea acorde con la del resto del municipio.
    En este esquema se refleja gráficamente lo expuesto anteriormente sobre dominio público y servidumbre de protección

    ¿Qué es el Dominio Público Marítimo-Terrestre (DPMT)?

    El dominio público marítimo-terrestre lo constituyen la zona marítimo-terrestre, las playas, las aguas interiores, el mar territorial y los recursos naturales de la zona económica y la plataforma continental, según establece la Constitución de 1978 y siendo la normativa  de Costas la que precisa y define estos conceptos.
     
    Es fácil entender que bienes tan valiosos y anhelados por todos como las playas, los sistemas dunares, los acantilados, las marismas, los humedales litorales, etc, sean de DPMT, tanto para garantizar su protección, como el disfrute público.
     
    Los bienes que constituyen el dominio público marítimo-terrestre, vienen regulados en los artículos 3, 4 y 5 de la Ley de Costas y en los artículos 3, 4, 5, 6, 7 y 8 del Reglamento General de Costas

    ¿Cómo se determina, en la práctica, los bienes que pertenecen al DPMT?

    Mediante el procedimiento administrativo del deslinde. Este procedimiento consiste en identificar qué terrenos reúnen las características, físicas o jurídicas, descritas en la Ley de Costas, para establecer cuál es el límite que los hace calificarlos como DPMT.
     
    Por esa razón, la realización de los deslindes proporciona la debida seguridad jurídica a todos los ciudadanos para determinar el límite entre el DPMT y la propiedad privada.
     
    El procedimiento de deslinde viene regulado en los artículos 11 y siguientes de la Ley de Costas y artículos 17 y siguientes del Reglamento General de Costas

    La realización y aprobación de un deslinde, ¿significa la demolición de las edificaciones que se incluyen en el DPMT?

    No. Las viviendas, igual que otra ocupación, si se construyeron legalmente se pueden seguir manteniendo en las mismas condiciones, aunque no en régimen de propiedad.
     
    De acuerdo con la Ley de Costas, la aprobación de un deslinde  genera unos derechos de compensación a favor de los anteriormente propietarios sobre los bienes que resulten incluidos en el DPMT.
     
    Hay que señalar, además, que este tipo de derechos pueden ser hipotecados, y son transmisibles.
     
    La determinación de la existencia de estos derechos, en su caso, y su reconocimiento, no es algo discrecional sino obligado, siempre que se acredite el cumplimiento de los requisitos recogidos en las Disposiciones Transitorias de la Ley de Costas, de manera que no cabe la posibilidad de que la Administración se niegue a reconocer estos derechos a quienes sean acreedores de los mismos

    ¿Quiénes se encargan de realizar los deslindes?

    La competencia de aprobación del deslinde del DPMT corresponde al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar.
     
    En este procedimiento participan equipos multidisciplinares integrados por biólogos, geólogos, juristas, ingenieros, topógrafos, etc, cada uno experto en una disciplina que tiene incidencia en el deslinde.
     
    En tanto el deslinde del DPMT lo que pretende es delimitar éste de los terrenos de propiedad privada colindantes, la afirmación de que un bien pertenece al DPMT siempre ha de venir avalada por estudios técnicos, estudios que se incorporan al expediente y que están a disposición de los interesados

    ¿Si me compro una propiedad en la costa cómo estaré seguro de que su ubicación no incumple la Ley de Costas?

    Consultando en los Registros de la Propiedad y en los Servicios Provinciales de Costas que existen en cada provincia litoral, en donde disponen de toda la información necesaria para averiguar en cada caso cómo afecta la legislación de costas. 
     
    La nueva Ley de Costas, en su objetivo de proteger los derechos individuales conciliándolos con el  interés general, exige que para poder inscribir o transmitir una finca ubicada en el litoral, se aporte en el Registro de la Propiedad un certificado administrativo de no invasión del DPMT.

    ¿Hay derecho a reclamar por los deslindes?

    Sí. El ordenamiento jurídico contempla los derechos de los ciudadanos y sus posibilidades de reacción contra la actuación de la Administración Pública.
     
    Cualquier resolución es recurrible, tanto en vía administrativa, como en vía judicial.

    ¿Qué ocurre con mi vivienda, hotel, y otras edificaciones que se incluyen en dominio público marítimo-terrestre? ¿pasan a ser ilegales?

    La realización de un nuevo deslinde no significa, en modo alguno, que las edificaciones que puedan quedar incluidas dentro de los terrenos de DPMT tengan un origen ilegal.
     
    Por esa razón, la legislación actual reconoce los derechos de los propietarios que en su día no infringieron ninguna normativa, pero somete estas propiedades a un régimen especial.
     
    Este régimen al que quedan sometidas está establecido en la disposición transitoria primera de la Ley de Costas y en las disposiciones transitorias primera, segunda, tercera, cuarta y quinta del Reglamento General de Costas

    ¿Qué derechos me asisten como propietario afectado por un deslinde?, ¿son derechos que dependen de la discrecionalidad del Gobierno?

    De acuerdo con la Ley de Costas, la aprobación de un deslinde genera unos derechos de compensación (recogidos en la disposición transitoria primera de la Ley de Costas) a favor de los anteriormente propietarios sobre los bienes que resulten incluidos en el DPMT.
     
    Hay que señalar, además, que este tipo de derechos pueden ser registrados, hipotecados y son transmisibles tanto mortis causa como inter vivos.
     
    La determinación de la existencia de estos derechos, en su caso, y su reconocimiento, no es algo discrecional sino obligado, siempre que se acredite el cumplimiento de los requisitos recogidos en la disposición transitoria primera de la Ley de Costas, de manera que no cabe la posibilidad de que la Administración se niegue a reconocer estos derechos a quienes sean acreedores de los mismos.
     
    Los derechos derivados de la aprobación de un deslinde nacen en el momento en que se aprueba, si bien la Administración debe iniciar un procedimiento para identificar cuáles son los derechos que corresponden en cada caso, y reconocerlos formalmente mediante el otorgamiento de la correspondiente concesión administrativa.

    ¿Qué es la zona de servidumbre de protección?

    La zona de servidumbre de protección es aquella franja de terrenos de propiedad privada colindante con el dominio público marítimo-terrestre, que está sujeta a determinadas limitaciones que contiene la Ley de Costas con el fin de proteger el DPMT.

    ¿Qué limitaciones a la propiedad conlleva la servidumbre de protección del dominio público marítimo terrestre?

    Con el objetivo de garantizar la protección del dominio público marítimo terrestre, la Ley de Costas establece una serie de limitaciones en la servidumbre de protección.
    Entre las limitaciones hay que hacer referencia a la prohibición de nuevas construcciones, viviendas u hoteles de ningún tipo.
    Otra de las limitaciones que prevé la Ley es la de que no se permite ampliar el volumen, altura ni superficie de las edificaciones existentes.
    Con estas limitaciones, la nueva legislación pretende garantizar los derechos de los propietarios a la entrada en vigor de la misma, compatibilizándolo con la mejor protección de la costa.
    Esta materia se regula en el Título II de la Ley de Costas y Título II del Reglamento General de Costas

    ¿Qué anchura tiene la zona de protección?, ¿quién la impone?, ¿puede cambiarse?

    La zona de protección tiene una anchura de 100 m contados desde el límite interior de la ribera del mar, excepto en aquellos tramos litorales que, a la entrada en vigor la Ley de Costas (28 de julio de 1988), estuvieran ya clasificados como urbanos o tuvieran un plan parcial ya aprobado con anterioridad al día 1 de enero de 1988, en los cuales la anchura es de 20 m.
     
    La fijación de la anchura de la servidumbre se determina en la resolución del deslinde.
     
    La extensión de esta zona podrá ser ampliada por la Administración del Estado, de acuerdo con la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento correspondiente, hasta un máximo de otros 100 m. cuando sea necesario para asegurar la efectividad de la servidumbre, en atención a las peculiaridades del tramo de costa de que se trate.
    Esta materia se regula en el Título II de la Ley de Costas y Título II del Reglamento General de Costas

    Se ha tramitado el deslinde en mi municipio y mi propiedad ha quedado afectada por la servidumbre de protección ¿he perdido la propiedad de la misma? ¿cómo me afecta?

    Las construcciones que tras la tramitación del correspondiente deslinde se incluyan en zona de servidumbre de protección siguen siendo propiedad privada y el uso y disfrute de la misma, siempre que se haya construido de acuerdo con la legalidad vigente, se mantiene, si bien con ciertas limitaciones en cuanto a las modificaciones constructivas que se pueden realizar.

    ¿Qué obras puedo realizar sobre una vivienda afectada por la anchura de la servidumbre de protección?

    Con carácter general se podrán realizar las obras de reparación, mejora, consolidación y modernización siempre que no impliquen aumento de volumen, altura ni superficie de las construcciones existentes y sin que el incremento de valor que aquellas comporten pueda ser tenido en cuenta a efectos expropiatorios.
    Estas obras podrán acreditarse mediante una declaración responsable con carácter previo a la autorización urbanística que proceda.
    Esta materia se regula en el Título II y Disposición transitoria tercera y cuarta de la Ley de Costas y Título II y Disposición transitoria decimocuarta y decimoquinta del Reglamento General de Costas

    ¿Qué autorización necesito para construir en servidumbre de protección?

    Los usos permitidos en esta zona de servidumbre de protección están sujetos a autorización administrativa de la Comunidad Autónoma que, con carácter previo a su resolución, debe solicitar informe de la Administración del Estado, en cuanto a la delimitación del límite interior de la ribera del mar, línea de deslinde, mantenimiento de las servidumbres de tránsito y acceso al mar e incidencia de las construcciones y de las actividades que las mismas generen sobre la integridad del dominio público.

El tejado del observatorio de aves es de fibrocemento

Toda la construcción se llevó a cabo con el mínimo impacto ambiental posible.
El primer observatorio



Nos han enviado unas fotos en la que se ve que el tejado del observatorio de aves construido en el arenal de San Cristóbal es de fibrocemento. No entendemos como el Gobierno Vasco ha permitido el uso de URALITA en la mitad del estuario del río Oka.

En uno de los puntos de este itinerario se construyó el primer observatorio de aves de Urdaibai por dos veces. En el año 2001 un grupo de voluntarios/as construyó el primer observatorio de aves de todo Urdaibai. En 2002, alrededor del 14 de julio, un incendió arrasó toda la construcción de madera.

Se interpuso una denuncia, pero nunca se ha sabido cómo se quemó ni quienes fueron los responsables. En 2002, mejorando el anterior, se construyo uno nuevo en el mismo lugar del anterior. Actualmente, junto a éste, existen varios observatorios más de aves.para saber mas mirar aquí: http://www.urdaibai.org/es/ekosistemak-erakunde-ibilbidea.php





El origen del fibrocemento se remonta a 1900, año en el que fue ideado por Ludwig Hatschek; un ingeniero austríaco. Para la fabricación del fibrocemento, originalmente se utilizaba el amianto como fibra de refuerzo, pero cuando se hicieron patentes los problemas de asbestosis que éste provocaba, se fue abandonando paulatinamente su uso en los distintos países (en España, a partir de la década de 1990).

El Amianto, del latín “amiantus: incorruptible” o del griego “asbesto: incombustible” es una fibra natural que por sus características técnicas excepcionales, se ha utilizado en múltiples aplicaciones en construcción, industria y productos de gran consumo.

Amianto o asbesto es un término utilizado para denominar una serie de meta-silicatos de hierro y magnesio, entre otros, que presentan formas fibrosas.Existe una amplia gama de variedades de amianto, siendo las más empleadas en aplicaciones de construcción el crisotilo o amianto blanco, la amosita o amianto marrón y la crocidolita o amianto azul.
El amianto se presenta en forma de un conjunto de miles de fibrillas elementales sólidamente unidas en forma de agregados de fibras que son fácilmente separables, deleznables, en millones de fribrillas de tamaño microscópico del orden de 1000 veces menores a 1 milímetro. En la Deleznabilidad y Microdimensión de las partículas consideradas amianto reside la clave de su peligrosidad: pueden estar presentes del orden de billones de ellas en el aire y son imperceptibles sin el empleo de técnicas análiticas.
Todas las variedades de amianto se caracterizan por su incombustibilidad, un buen aislamiento térmico y acústico, y su resistencia a altas temperaturas, al paso de la electricidad, a la abrasión y a los microorganismos.Estas propiedades han hecho del amianto un elemento muy útil en la industria química y de la construcción. Se remonta a 1880 la primera explotación moderna de amianto y, de una forma más o menos intensa, se ha utilizado durante todo el siglo XX. En España, el periodo de máxima utilización es el comprendido entre los años 1960 y 1984.

A medida que el amianto se utilizaba, fueron conociéndose los riesgos que representaba para la salud la inhalación de sus fibras y, lentamente, se ha ido procediendo a la prohibición de sus distintos usos. En España, la prohibición de fabricación y comercialización de la última variedad de amianto, el crisotilo, fue efectiva en diciembre de 2002.
La EPA (Environmental Protection Agency- EEUU) clasifica al amianto como el principal agente cancerígeno que se conoce.

De hecho en la legislación española está catalogado como cancerígeno de categoría 1 “cancerígeno en humanos”, y a partir de la aplicación de la directiva 1999/77/CE mediante la O.M. de 7 de diciembre del 2001, se prohíbe en España, la producción, uso y comercialización de materiales que contienen amianto.

El cuarto pleito ganado por el vecino de Bermeo que denunció corrupción urbanística

El cuarto pleito ganado por el vecino de Bermeo que denunció corrupción urbanística

De nuevo un fallo judicial que da la razón a un vecino frente al acoso de un ayuntamiento. Es la cuarta sentencia que gana un residente de Bermeo ante la insistencia del ayuntamiento en demoler su caserío. El Tribunal Superior vasco de Justicia ha denegado la petición del consistorio de Bermeo, gobernando por EH Bildu, de allanar la vivienda de José Antonio Ercoreca. Como anteriormente habían dictado otros tres juzgados en apenas dos años.
Las viviendas de Bermeo que fueron declaradas ilegales por la Justicia.
En el fondo del caso, se encuentra una denuncia que el vecino presentó ante la Justicia en 2013 por la reclasificación de un solar para construir 40 pisos con un informe técnico contrario. El vecino es el propietario de terrenos colindantes y en 2008 le denegaron la petición de que pasaran de la clasificación de urbanizables a urbanos (un cambio sustancial ya que evita gastos de urbanización, la entrega al ayuntamiento del 15% de los aprovechamientos urbanísticos y se exime de la obligatoriedad de edificar un 65% de vivienda protegida, con bastantes menos márgenes de beneficio que la libre). Pero un constructor, Tomás Tardío, que empezó a comprar terrenos en la zona, logró en 2012 la la modificación urbanística en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Bermeo que le beneficiaba a él pero no al solar adyacente de Ercoreca.
Idurre Bidaguren, alcaldesa de Bermeo (EH-Bildu).
Dos meses después de presentarse la denuncia, en 2013, el constructor denunciado demandó al denunciante por la construcción de un caserío a partir de una caseta rural. En solo dos días, el arquitecto municipal emitió un informe contrario sobre la vivienda y en menos de un mes, el consistorio abrió un expediente disciplinario que, sorprendentemente, fue calificado de penal por la alcaldesa Idurre Bidaguren en el Boletín Oficial de Bizkaia. A finales de ese año, en diciembre de 2013,  el consistorio bermeano inició el expediente de demolición del caserío del vecino.
El caso cambia en junio de 2014, cuando  el Ayuntamiento de Bermeo anula el expediente del caserìo, como reconoce en los juzgados. El acoso parecía haberse frenado. Solo un mes después, el Ayuntamiento de Bermeo envía un escrito al vecino para entrar en su caserío. Llamativo cuando el propio consistorio había anulado la presunta infracción.
En enero de 2015, el Ayuntamiento acude al juzgado para pedir autorización judicial de entrada en la vivienda, que es aceptada inicialmente pero rechazada en septiembre de 2015 por el Tribunal Superior. El fallo no arredra al consistorio que intenta reactivarlo: arguye que la anulación del expediente, de junio de 2014, se debio a una mala traducción del euskera. El vecino tiene que pleitear otra vez y un juzgado de lo contencioso sentenció, el pasado 1 de junio, claramente: “los expedientes incoados por el Ayuntamiento de Bermeo en relación con la situación urbanística de un edificio de su propiedad en el barrio San Miguel quedaron archivados por Acuerdo de la Corporación de 23 de junio de 2014”.
El Ayuntamiento vuelve a recurrir y, en un fallo dictado el pasado 15 de febrero por el Tribunal Superior vasco, de nuevo pierde el pleito. La sentencia concluye que “carecía de apariencia de legalidad la actuación administrativa que soportaba la autorización de entrada” al caserío y avala plenamente la resolución del juzgado de lo contencioso de junio pasado..
El vecino ha ganado cuatro pleitos en dos años solo para evitar que entren en su domicilio, al que se añade otros tres más por su denuncia de la reclasificación urbanística que está anulada: del Tribunal Superior y del Supremo, ésta ya firme, y el del juzgado declaró nula la licencia de obras concedida por el Ayuntamiento.
Está toda fuera de toda lógica el empeño municipal en entrar en la casa de un vecino, con el pretexto de una inspección urbanística. No es ejemplo de buen manejo del dinero público el gasto sistemático en abogados que están pagando los vecinos de Bermeo. Ahora el ayuntamiento tiene la posibilidad de recurrir ante el Tribunal Supremo, la última instancia judicial, la entrada en una vivienda. ¿Lo hará? Y es sospechoso todo este acoso contra quien ha denunciado una operación urbanística que finalmente ha sido calificada de ilegal por los tribunales.
No es el primer caso. Ya ocurrió con  el vecino de Zamudio que tumbó a una alcaldesa y lleva 16 años de pleitos con el consistorio. Jugar con el dinero público para intereses partidistas es la antitesís del gobierno público. Claro que también es una manera de advertir de las consecuencias de cuestionar las decisiones de una administración pública. Así nunca existe la corrupción.